lunes, 30 de abril de 2012

Jornada 14: Embalse de San Juan y Embalse de Picadas 30-04-2012

Lugar: San Juan y Picadas

Fecha: 30 de Abril del 2012

Miembros: Alfonso y Javi

Descripción:

Esta vez tenía un propósito diferente: enseñar a mi hermano este arte e intentar que consiguiese alguna captura. Para ello, mi cuñado Javi y yo buscamos un sitio cercano para evitarle la paliza del madrugón el primer día, por lo que nos acercamos a San Juan.

Teníamos algún dato del pantano de hace unos días y no era demasiado esperanzador, pero aún así, allí nos dirigimos.


Hicimos el recorrido de siempre: primero hacia la izquierda, y luego hacia la derecha. Las picadas brillaban por su ausencia y no había ningún atisbo de actividad.

Al cabo de un rato, noté una picada muy lejana, y como siempre con la primera del día: no clavé.

Seguimos andando y mi hermano notaba “picadas” (piedras del fondo en realidad). Me distancie un poco, y al lado de Javi, observé como un bass ascendía desde mucha profundidad para quedarse mirando mi señuelo. Un ligero toquecito....y ¡¡no lo dudó!! Ya tenía el primero enganchado. Con un poco de dificultad, conseguí sacarlo del agua y hacerle una foto. El peso que dio fue 1.250 kg.


Como era un buen pez, le dejé a mi hermano que se hiciera otra, para el recuerdo. Después, como siempre, de vuelta al agua.


Después de esto, proseguimos nuestra ruta, ahora ya para la derecha. Y hasta el final, nada, ni una mísera picada a ninguno de los tres.

Cuando llegamos al punto final, se estaba empezando a formar una buena tormenta, por lo que decidimos comer e irnos. Justo antes de empezar la marcha hacia el coche, hice un último lance sin mucha esperanza y…¡sorpresa!. “No puede ser…” decía mi hermano, pero sí, a otro bass de aproximadamente 800 g conseguí engañar.


Éste, además de foto, se llevó un vídeo de su suelta para poder hacer una dedicatoria que llevaban tiempo pidiéndome y por fin me acordé de realizar. Ya la tienes Estela, no será la última.

Una vez ya en el coche, y con la lluvia haciendo acto de presencia, decidimos acercarnos a Picadas para ver que tal estaba.


Fuimos a una zona que no conocía pero que tenía muchas ganas de tentar, y el resultado fue casi el esperado. Digo casi porque no salió ningún pez, cosa que esperaba, pero si tuve una picada, algo que no pensaba que ocurriría en estas fechas. La picada al vinilo fue brutal, se clavó solo, y tiraba muchísimo. ¡Un barbo “cuñao”! Grité. Javi vino corriendo para ayudarme, pero después de un rato de lucha…la línea se destensó… ¡Me había partido!...

Y así, con ese mal sabor de boca final pero con la satisfacción de haber ido a pescar con mi hermano, nos volvimos para casa. ¡¡¡Adri, estoy seguro de que dentro de poco sacarás tu primer taruguín!!!

Alfonso

Vídeo de la jornada:

video

Jornada 13: Embalse de Cijara 28-04-2012

Lugar: Cijara

Fecha: 28 de Abril del 2012

Miembros: Alex, Alfonso, Javi, Juanmi y Pepe

Descripción:

Bueno, pues aquí estamos otra vez: una nueva jornada, un nuevo destino. El sitio elegido era Cijara, pero una zona que llevábamos un año sin tocar.

Yo tenía dos motivos principales para desear con todas mis fuerzas que el día fuese fructífero: llevaba casi dos meses sin poder salir de pesca, y teníamos que demostrar que tanto Alejandro como el pronóstico del tiempo estaban equivocados: ¡¡nos haría buen tiempo!!

Después de las dos horas de camino llegamos a la zona elegida bajo un cielo encapotado y una ligera llovizna. Alex y Javi se quedaron cerca del coche mientras que Pepe, Juanmi y yo elegimos andar un poco para empezar.


Sin síntomas de actividad de los peces, llegamos a una recula donde tuve una picada bastante lejana que no puede conseguir clavar. ¿Fue una casualidad? No, justo cinco segundos después, Pepe clavó un bass que, en uno de esos saltos tan hermosos como a la vez tan escalofriantes, se desanzueló y volvió a las profundidades. ¿Habremos dado con la zona?, nos preguntábamos. Pareció que sí, Pepe tuvo unas cuantas picadas más que no consiguió materializar y Juanmi pescó el primero del día en su primera opción de picada con un peso de 830 g. En este rato de actividad, Juanmi sacó dos basses más de 1.580 kg y 1.350 kg y Pepe por fin también, librándose del temido bolo con uno de 1.620 kg. Yo en cambio, nada…sin suerte.


Al ver estos basses, destacaba lo afilados que tenían los dientes, lo cual ponía de manifiesto la dieta dura que estaban siguiendo.


En seguida llegó el resto del grupo, que iban peor que yo si cabe: ni siquiera picada. Al estar tan cerca unos de otros y no volver a sentir ni picada, elegí avanzar solo, a ver si tenía algo más de suerte. Desde la distancia, se escuchó a Javi sacar el suyo. ¡Vaya, ya solo quedamos Alex y yo!...


Y justo en ese momento, muy cerquita de la orilla, mi quitabolos: un bass que no llegaba al kilo (670 g) pero que me sentó como si tuviese tres, jeje.


El siguiente tramo fue el mejor del día si duda alguna. Conseguimos todos más peces, con una media de peso muy elevada. Javi consiguió su record personal, unos 1600 g de pez acompañado de otros basses que superaban el kilo, ¡¡¡ Enhorabuena cuñao !!! Alex, por su parte, se libró de volverse con la memoria de la cámara vacía con una fotografía del bass más grande del día, que superó los dos kilos.


Después de este periodo espectacular, empezó a agitarse el viento, dificultándose mucho la pesca. Las picadas se fueron alternando, siendo más frecuentes en Javi, que al final del día sería quien más peces había sacado.


El camino de vuelta al coche fue bastante duro: sin olvidar la lluvia que nos acompañó durante toda la jornada, el viento era insoportable. Incluso tuvimos que soportar una granizada.


Así que, después de todo, tuvimos que dar la razón al pronóstico del tiempo y a Alejandro ya que hizo un día de perros. Bueno, más bien hizo un día de perros y de basses. Muy buenos basses que nos recompensaron por el esfuerzo y las ganas de pescar, aunque terminamos todos agotados.


Alfonso

martes, 24 de abril de 2012

Jornada 12: Embalse de Cijara 21-04-2012

Lugar: Cijara

Fecha: 21 de Abril del 2012

Miembros: Javi y Pepe

Descripción:

Javi, Eugenio, Miguel (primo de Javi) y yo fuimos los encargados de pescar esta jornada. Fue el día de iniciación a la pesca por parte de Miguel y la verdad es que no se le dio mal.

Nada más llegar nos sorprendió el estado del embalse, que estaba bastante bajo en comparación con el año pasado. El día fue un poco desapacible, nublado y con mucho viento.

Empezamos a pescar un poco desanimados porque ni teníamos picadas ni se veían los peces por las orillas hasta que en una recula un poco resguardada nuestro compañero Eugenio clavó un lucio de aproximadamente 1 kg que no logró sacar. Yo obtuve mi primera picada, inmediatamente después, que resultó ser otro luciete de 2.140 kg, con mucha suerte, ya que se clavó por el principio del morro y el hilo resistió sin llevar terminal.


Acto seguido saqué el primer black bass del día. Su peso fue de 1.340 kg.


A partir de ese momento empezamos todos a tener picadas. En este caso fue Javi el siguiente en mostrarnos dos bonitos basses de aproximadamente 1 kg de peso.

 

Después continuamos pescando la orilla alternando los señuelos y fue de nuevo Javi quien sacó otro black bass algo más pequeño que los anteriores. Unos 400 g.

Por mi parte salieron otras tres piezas de más o menos el mismo tamaño, rondando el kilogramo y Miguel sacó su primer pez, un black bass de aproximadamente 900 g.

Más tarde, por motivos personales Javi no pudo continuar pescando. Miguel le acompañó pescando la orilla de vuelta y dos fueron los peces que consiguió sacar. Sus pesos estaban comprendidos entre 1 y 1.500 kg aproximadamente.


Eugenio y yo seguimos un rato más pateando orilla adelante. Yo continué teniendo picadas pero Eugenio estaba un poco desmoralizado ya que por mucho que lo intentaba seguía yéndose bolo. ¿Cómo lo haces Pepe? Me decía.

Finalmente, en este período de tiempo final, conseguí sacar mis dos últimas piezas del día de 1 kg aproximadamente.

 

Eugenio al final logró quitarse el bolo con una buena captura de un black bass de más o menos 1.200 kg que devolvimos al agua despues de sus respectivas fotos.


Finalmente nos dirigimos hacia el coche. Viendo las expectativas del día todos nos fuimos contentos, sobre todo Miguel, que hizo un buen debut en este deporte y se quedó con ganas de repetir.

Pepe

lunes, 23 de abril de 2012

Jornada 11: Embalse de San Juan 20-04-2012

Lugar: San Juan

Fecha: 20 de Abril del 2012

Miembros: Alejandro y Javi

Descripción:

Esta jornada la tomamos como una jornada experimental para apreciar el estado del embalse de San Juan. Como puede apreciarse en las fotos, apenas pasaba del 60 % de su capacidad, lo que demuestra el tiempo que hemos tenido de aquí para atrás.


La jornada se caracterizó por las malas condiciones atmosféricas ya que nos pilló de todo: lluvia, frío y mucho viento, el cual levantó un molesto oleaje, que nos impidió pescar como es debido.


Bastante temprano, alrededor de las 9 de la mañana, a Javi le picó el único pez que salió en este día. Fue un black bass de 1 kilogramo que tras las respectivas fotos fue devuelto al agua.


Seguía transcurriendo la mañana y no salió ningún pez más pero en torno a las 11 de la mañana fui yo el que clavó un pez pero que tras pelear con él un tiempo me partió la línea y no llegamos a verlo para verificar la especie, por la manera de tirar y la resistencia que oponía pareció ser un buen barbo.

En vista de que el tiempo fue empeorando aún más decidimos poner fin bastante temprano a una jornada en la que nos sorprendió lo bajo que estaba el embalse después de este invierno tan seco.


En resumen, un día lluvioso y desagradable debido al molesto viento que no desató ninguna novedad en lo que a la pesca se refiere.

Alejandro

Vídeo de la jornada:

video

lunes, 16 de abril de 2012

Jornada 10: Río Tajo 14-04-2012

Lugar: Río Tajo

Fecha: 14 de Abril del 2012

Miembros: Alex y Pepe

Descripción:

En esta décima jornada del club decidimos ir únicamente Pepe y yo ya que los demás que podían venir decidieron no hacerlo debido al pronóstico del tiempo para este día.

Nada más llegar no paraba de llover, tal como esperábamos. Estuvimos esperando un rato en el coche pero finalmente decidimos montar las cañas y mojarnos.

Al poco de empezar, la lluvia cesó, pero se empezó a levantar un viento muy molesto acompañado de las primeras picadas del día. No tardó mucho en salir la primera lucioperca de la mañana de la mano de Pepe, con un peso de 2.140 kg.


Cambiando regularmente de señuelo fui yo, quien más tarde saqué un pez, pero en este caso un black bass de tamaño medio se dejó ver por la superficie, 420 g.


Prosiguiendo nuestro camino y sin que el aire nos dejara hacer correctamente nuestro trabajo, fui de nuevo yo quien clavó algo muy cerca de la orilla, sin apenas darme cuenta de la picada. Una hermosa lucioperca de 1.960 kg.


Continuando por el tramo de río que decidimos pescar, para arriba y para abajo, la actividad de los peces pareció parar durante un largo tiempo pero no nos rendimos y de nuevo yo, cerca de la zona inicial, saqué otro black bass bastante mayor que el anterior aunque no lo pareciera a simple vista. Su peso: 840 g.


Tras la respectiva foto y el pesaje, el animal fue devuelto a su hábitat en perfectas condiciones y oxigenándolo como es debido.


Pepe, visto el resultado, decidió alternar de señuelos, sin éxito, y al volver al señuelo inicial, que tan buenos resultados ofreció la última jornada en el Tajo, empezaron a salir los peces que hicieron justicia al ímpetu y al interés que habíamos depositado en esta jornada. Lo primero en salir fue una lucioperca que no llegamos a pesar pero que rondaría los 800 g. Fue el primer aviso.


Pero fue seguidamente y no pasado mucho tiempo cuando Pepe sacó el mayor pez de la jornada, una preciosa lucioperca de 3.440 kg. que presentaba unos enormes y afilados dientes.


Ya estábamos tranquilos. Habíamos cumplido, pero esto no fue todo…

Decidimos ir caminando de vuelta, dirección al coche, ya que a pesar de que el día se había quedado muy bien para pescarlo (con nubes y claros y sin lluvia), el fuerte viento era un no parar y el cansancio acumulado nos estaba pasando factura.

Fue en ese trayecto cuando Pepe, incesante, continuó aumentando su cupo de capturas. ¡Alex, Alex! Gritó, y una brillante y dorada lucioperca de 1.290 kg era sujetada por sus manos.


Cuando parecía que todo había terminado, Pepe volvió a hacer de las suyas. Esta vez conmigo delante, un ejemplar macho de lucioperca atacó su señuelo, seguido de otro par de ellos, que al parecer iban en grupo detrás de alguna hembra. No fue muy pesado, pero mereció mucho la pena. 960 g.


Aquí se puede observar el familiar tono oscuro del pequeño macho.


Con este día tan raro, ahora si, el fin de la jornada llegó, ¿Por qué?, el cielo se oscureció más amenazante que por la mañana, se avecinaba tormenta...

Alex

martes, 10 de abril de 2012

Jornada 9: Embalse de García De Sola 07-04-2012

Lugar: García De Sola

Fecha: 07 de Abril del 2012

Miembros: Alejandro, Javi, Juanmi y Pepe

Descripción:

Durante el viaje de ida al pantano, nos dimos cuenta de que el día no iba a ser fácil ya que el tiempo y la luna no iban de nuestra parte, y pronto nos dimos cuenta de que el transcurso de la jornada sería bastante diferente al de la jornada anterior.

Ya desde por la mañana el viento hizo acto de presencia, y por desgracia para nosotros, no iba a parar hasta casi la finalización de la jornada.

Poco a poco fuimos recorriendo la orilla, y las picadas brillaban por su ausencia. Las esperanzas que llevábamos se iban disipando a medida que avanzaban las horas hasta que, tras quedarse rezagado, Pepe logró clavar un bonito lucio.


Esto despertó de nuevo nuestras esperanzas y tras un lance lejano que yo mismo realicé, un black bass nos mostró su enorme boca, no una ni dos, sino tres veces antes de conseguir sacarlo del agua. El peso del mismo fue 1.650 kg.


Poco tiempo después fue de nuevo Pepe quien mostraba orgulloso en la orilla otra captura, y en este caso se trataba de otro black bass de unos 1.400 kg. Al comentarnos como había sido la picada del pez Pepe nos dijo que fue una picada lejana, lo cual nos hizo cambiar la mentalidad y optar por realizar lances mucho más profundos.


De nuevo otra caña se arqueó fruto de la respuesta de un pez. En este caso era Alejandro el que disfrutaba de una bonita batalla con un lucio. Tras un par de minutos, el pez pareció rendirse sobre la superficie del agua y poco a poco fue conducido hasta las manos de Alejandro. Este ejemplar alcanzó los 1.770 kg.


Hasta ese momento Javi y Eugenio seguían sin tener ninguna picada, incluso Eugenio empezó a plantearse la opción de que su mujer y su madre le hubiesen gafado. Sólo uno de ellos lograría quitarse el bolo, y no solo eso, sino que sería el miembro del grupo que realizase un mayor número de capturas.

Más tarde, se dividió el grupo en dos, quedándose más rezagados Pepe y Javi mientras que Alejandro, Eugenio y yo decidimos avanzar. El punto de reunión fue el coche, y hasta allí nos dirigimos la cabeza del grupo sin noticias de los tan ansiados peces. Diez minutos más tarde llegaron Javi y Pepe y, cuál sería nuestra sorpresa, al comentarnos Javi una nueva captura de un ejemplar de black bass. En este caso no fue pesado pero como se puede observar en la foto, rondaría el kilogramo.


Tras realizar la parada en el coche para comer, proseguimos la marcha en una nueva dirección. Tras más de una hora andando, el comportamiento de los peces seguía siendo muy parecido, sin presentar mucha actividad pero el viento por su parte nos dejó disfrutar un poco más de la pesca.

Por ello, y debido a los síntomas de cansancio que presentábamos, decidimos volver al coche para poner fin a la jornada. Sin embargo, esta vuelta al coche iba a ser muy beneficiosa para Javi. Así, una nueva picada le hizo capturar un bonito, aunque no muy pesado (970 g), ejemplar de lucio. El resto del grupo seguía igual, con algún que otro enganchón de nuestros señuelos.


Media hora más tarde, fue Javi otra vez quien hizo saltar a un bonito ejemplar de black bass. Este hecho recompensaba la gran insistencia de Javi durante la jornada. El pez alcanzó los 680 g. Mientras yo realizaba el pesaje de este pez, Javi se dio prisa en meterse de nuevo en el agua ya que otro black bass había perseguido al que había sido capturado. Sin embargo, tal fue la prisa que se dio que no pudo evitar dar un paso en falso e introducirse más de lo debido en el agua, haciendo que ésta se introdujese en su vadeador. Un par de carcajadas (incluidas las mías) se dejaron oír por la orilla, aunque éstas no pudieron ocultar la gran jornada que había realizado Javi. Finalmente, llegamos al coche en el cual pudimos discutir sobre el desarrollo de la jornada.


En resumen, una jornada adversa debido a las bajas temperaturas, al elevado viento y por qué no, a la gran luna que se observó durante el viaje de ida, que sin embargo dejó ver algún que otro gran ejemplar. Sin duda, la mala noticia de la jornada fue el gafe de Eugenio, quien tendrá que esperar a una nueva jornada para vengarse de nuestros tan queridos rivales.

Juanmi