miércoles, 30 de abril de 2014

Jornada 12: Embalse de García De Sola 26-04-2014

Lugar: García De Sola

Fecha: 26 de Abril del 2014

Miembros: Alfonso, Eugenio y Pepe

Descripción:


Después de mucho tiempo, en esta ocasión nos acompañaría mi hermano Lolo, y seríamos tres los miembros del club (Alfonso, Pepe y yo) los que disfrutaríamos de su compañía en una nueva jornada de pesca o aventura.

Saldríamos desde Alcorcón después de juntarnos y con destino: Extremadura, más concretamente al embalse de Cijara, pues son los lugares más frecuentados y que más nos gustan.

Haciendo la parada de rigor para el coffee y los primeros comentarios, con sus respectivas bromas y risas, decidimos cambiar de destino al García De Sola, pero como se dice en estas ocasiones: “la primera intención es la que vale”, pues al llegar al lugar elegido nos encontramos un autocar hasta las trancas de pescadores de todos los estilos. En ese momento se hizo un silencio, jua jua jua, pero sin dilación pusimos rumbo buscando una nueva zona de este mismo embalse.

Después de unos cuantos kilómetros, decidimos parar y probar suerte a ciegas una zona que ninguno conocíamos, no parecía un mal sitio pero, después de montar las cañas y demás, vimos que tenía muchas zonas aplayadas. No obstante, había que tirar para adelante.

Aun así comenzamos la aventura con buen rollo y vacilando como ya es habitual en el grupo.



Sería Alfonso y después Pepe los primeros en mojar los señuelos para continuar por detrás Lolo y mi menda. Iríamos haciendo algunos lances pero sin mucha fe por la poca profundidad de la zona.

Pepe y Alfonso seguían avanzando mientras Lolo y yo nos quedamos algo más rezagados, pero fue en ese momento cuando mi brother clavaría un bonito demonio verde de 800 g con el que abriría su temporada, ya que hasta el momento no tuvo oportunidad de salir de pesca. Enhorabuena Lolo.



Yo, tan contento como él o más al ver como disfrutaba con su primera captura del año, hice la correspondiente foto. A los pocos segundos lo devolvimos al agua perfectamente.

Llegamos a la altura de Pepe y Alfonso, y le contamos la captura de Lolo al mismo tiempo que Alfonso nos dijo que tuvieron noticias de los basses, pero sin fortuna, pues no pudieron materializar las picadas.

Así fue transcurriendo el tiempo hasta llegar a una zona donde había más cobertura con bastantes árboles sumergidos y piedras, sitio idóneo para los basses, de echo vimos algunos ejemplares y tuvimos algunas picadas de peces medianos.



Hasta que Lolo volvió a clavar otro uru de 1.780 kg que en esta ocasión no le vi sacar, llegando a su pesaje y foto y viendo la cara de mi hermano que era todo un poema, jijiji.



Era un gran empiece de temporada, tardía pero buena. Seguían saliendo algunos peces, por parte de Pepe, Alfonso y mi menda que clavaría otro boca grande de 1.300 kg (que alivio) para animar un poco el tema, pues solo salían peces medianos y algunas raspas.



El día no estaba acompañando, entre la niebla y el aire, pero las ganas de sacar basses no desvanecían, teniendo la anécdota del día con un par de corzos, que nos hicieron pasar un buen rato y echar unas risas.



Al mismo tiempo que volvíamos, pues la hora se nos echaba encima, sacábamos algunas capturas medianas. Llegando al coche, tomamos un refrigerio y pusimos pies en polvorosa hacia nuestros barrios, no sin antes tomar unas rubias fresquitas y comentar la jornada.

Eugenio

martes, 22 de abril de 2014

Jornada 11: Embalse de García De Sola 19-04-2014

Lugar: García De Sola

Fecha: 19 de Abril del 2014

Miembros: Alejandro, Alex, Alfonso, Eugenio, Juanmi y Pepe

Descripción:


Esta nueva aventura estaba en mente desde hace meses. De hecho, estaba en nuestras mentes desde el año pasado: 19 de abril, jornada oficial de primavera, día en el que nos juntaríamos todos (finalmente todos menos Javi, que no pudo asistir) para compartir lance tras lance en la orilla de nuestro querido García De Sola.

Como ocasión especial, decidimos jugarnos unas cervecitas entre dos equipos. Equipo A: Pepe, Uje y yo. En el equipo B estarían “Los Ramírez”: Alejandro y sus dos hijos, Alex y Juanmi.

La mañana empezó bastante complicada debido al nuevo bajón de temperatura y a la climatología. Como en mi anterior salida, esto provocó que los peces desapareciesen de las orillas y no se viese actividad. Pero con insistencia, algún pez iría saliendo.

El encargado en abrir el marcador fue Uje con un bass de un kilo aproximadamente. Bien, punto para nosotros, jajaja. Pero al poco Juanmi consiguió otro “pezqueñin” de un kilo y medio, por lo que el equipo B se ponía por delante.



Así continuamos un buen rato, hasta que Pepe y yo hicimos doblete con dos peces que superaron los 1.300 kg. En el momento en que los soltábamos al agua, Uje sacó un nuevo pez, por lo que la clasificación volvió a ponerse de nuestro lado.



El resto del equipo B no conseguía materializar más capturas. Y no sería por falta de picadas, en especial por parte de Alex, que desaprovechó muchas debido a que los peces se soltaban en la lucha. Lástima por él, perfecto para el equipo A, jajaja.

Juanmi y Alex consiguieron nuevos peces, apretando la clasificación. Nosotros por nuestra parte también seguíamos sacando basses, consiguiendo alcanzar el cupo para poder ir seleccionando los 5 mejores peces apuntados. En esto que Pepe, un poco más rezagado dio la voz de alarma: Pepino!! Un bonito black bass de 1.680 kg, pieza mayor y ejemplar que nos hacía ir saboreando las cervezas.



El equipo B no tardó en conseguir el cupo, pero con menor peso. Eso sí, ya solamente necesitaban ir mejorando los peces para alcanzarnos.

Decidimos parar a comer para recuperar fuerzas y proseguir un poco más. En este rato que nos quedaba para poder pescar, las picadas se seguían sucediendo con la misma velocidad: a cuenta gotas. Pero en la última recula a la que llegamos, parece que los peces tenían más hambre. En un momento conseguí cuatro piezas: tres pequeñas y una mayor, la que sería mi nuevo record personal de esta especie: 1.470 kg. El encargado de fotografiar mi bonito recuerdo fue Juanmi, como en mis anteriores récords. Espero que se vuelva a repetir pronto esta situación, ya que quiero seguir progresando y que nuestro compañero Juanmi nos acompañe a pescar, puesto que por trabajo ahora reside en Córdoba.



De vuelta al coche salieron más peces, tanto por el equipo A como por el equipo B, quedando finalmente la clasificación así:

Equipo A: Cupo de 5 peces, con peso total de 7.310 kg.

Equipo B: Cupo de 5 peces, con peso total de 4.910 kg.

¡¡Qué ricas esas cervecitas!! Jajajaja. Carretera y vuelta a casa en otra jornada dura donde los peces no ofrecieron su mejor cara y el tiempo no fue el ideal. ¡¡Hasta la próxima!!

Alfonso

lunes, 14 de abril de 2014

Jornada 10: Embalse de Cijara y Embalse de La Breña II 12-04-2014

Lugar: Cijara y La Breña II

Fecha: 12 de Abril del 2014

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe (Cijara), Juanmi (La Breña II)

Descripción (Cijara):

Como casi todas las semanas, pusimos rumbo bien tempranito hacia uno de los embalses de nuestros amores, el embalse de Cijara. En nuestras mentes oscilaba la idea de saber si los peces atacarían nuestros señuelos estando en los nidos. Las expectativas eran muy buenas y las condiciones meteorológicas excelentes para un día perfecto para la práctica de la pesca.



Así pues, después del consiguiente desayuno empezamos la jornada Alex, Eugenio, Pepe y yo con todo a nuestro favor, ya que en uno de los primeros lances, Pepe se adjudicó la primera captura del día y una de las mayores en lo que va temporada, con un peso de 2.120 kg.



Todo hacía presagiar que lo íbamos a tener demasiado fácil, pero no fue así, ya que la mañana se relajó y las capturas se fueron demorando. Eso no significa que no se fueran sacando peces, como demostraron Alex y Eugenio, con peces de tamaño medio, entre 300 y 500 g.



Según avanzaba la mañana, se acumularon más capturas, entre ellas la de un bonito ejemplar de lucio que conseguí llevar hasta la orilla, pesando 1.330 kg. Bien es verdad que aunque no se trataba de un gran ejemplar, me dio alegría ya que era el único lucio que veríamos en toda la jornada.



A partir de este momento, una ligera brisa levantó un oleaje bastante molesto en el embalse, dificultando considerablemente los lances, haciendo a los peces más reacios a picar.

Cabe destacar la habilidad que tuvo Eugenio a partir de aquí para sacar ejemplares, de todos los tamaños, entre 300 g y 1.600 kg sin que los demás pudiéramos hacer nada por contrarrestarle, llegando a las 16 capturas aproximadamente al final del día.



En medio de esta gran actuación de Uge, Alex, Pepe y yo, sacamos alguno que otro bass más, de entre 300 g y 1.400 kg pero sin llegar al recuento final de nuestro compañero, ni de lejos, cerrando Pepe la jornada con otro de los ceporros de la jornada, con un peso de 1.820 kg, haciendo así una jornada buena de pesca en la que todos disfrutamos en mayor o menor medida, pero con las risas de turno. El balance final entre los cuatro fue de aproximadamente 30 ejemplares.



Después del habitual tentempié de fin de jornada pusimos rumbo a casa, no sin antes resaltar la tormenta que tuvimos que atravesar para llegar a nuestras casas, aunque mereció la pena.



Alejandro

Descripción (La Breña II):

A diferencia de lo que preveían los pronósticos del tiempo, llegué a La Breña con el cielo cubierto por una enorme nube. Tras un rato pensando decidí probar suerte por una orilla que el año pasado me había dado peces, aunque no de gran tamaño.

Al poco de comenzar, conseguí sacar un pequeño ejemplar cuyo peso no superaría los 300 gramos. ¿Sería esta la tónica de la jornada? Tras un buen rato andando, recordé lo difícil que era pescar la orilla seleccionada sin ninguna embarcación. Prácticamente toda la orilla se encontraba ocupada por vegetación seca, un escondite ideal para los black basses pero también para mis señuelos….



A lo largo de dicha orilla pude capturar otros black basses de tamaño similar al anterior, y otro un poco más grande, de 620 gramos.



Ante la imposibilidad de seguir avanzando debido a la densidad de vegetación de la orilla, decidí regresar al punto de partida y probar la orilla opuesta. Tras cruzarme con varios pescadores, todos me comentaron que en esa orilla habían capturado menos ejemplares que yo en la contraria, pero la cuestión era, ¿de qué tamaño? Según sus indicaciones salían un poco más grandes en la orilla a la que me dirigía.

Y tras alejarme un poco de la zona con más afluencia de pescadores pude comprobarlo. En esta orilla conseguí capturar únicamente dos ejemplares, pero efectivamente ambos ejemplares superaban los 800 gramos.



Finalmente, y con el cansancio acumulado tras un largo paseo recorriendo ambas orillas decidí dar por concluida la jornada, no sin destacar la dificultad de pescar en este embalse, cuyas orillas se encuentran repletas de vegetación seca que dificulta muchísimo la práctica de la pesca.

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video

martes, 8 de abril de 2014

Jornada 9: Embalse de San Rafael De Navallana 06-04-2014

Lugar: San Rafael De Navallana

Fecha: 06 de Abril del 2014

Miembros: Juanmi

Descripción:


De nuevo rumbo al embalse de San Rafael De Navallana. Llegando justo al amanecer al pantano me dispuse a empezar la jornada a pesar de que las nubes que cubrían todo el cielo no me daban buena espina.



Pasó un buen rato sin ver ningún tipo de actividad en los peces (salvo los muy comunes saltos de las carpas). No fue hasta pasadas dos horas aproximadamente cuando vi un bass de un tamaño considerable merodeando alrededor de su nido. Fue una situación curiosa puesto que cuando dicho pez veía aproximarse a mi señuelo, éste se limitaba a perseguirle amenazante abriendo la boca con el objetivo de asustar más que de atacar.

Hasta ese momento no había tenido ninguna picada, pero en diez minutos logré sacar tres ejemplares de los llamados “palmeros” cuyos pesos no superaban los 400 gramos. Más adelante pude observar más black basses custodiando sus respectivos nidos con la misma actitud que el anterior. Admirable…



Un rato más tarde, noté una nueva picada, y a juzgar por la debilidad de la misma pude adivinar que se trataba de otro pequeño black bass. Era como si los ejemplares pequeños se dedicasen a “jugar” mientras los padres cuidaban de la casa…

De vez en cuando le echaba un vistazo al cielo con la esperanza de ver algún claro, pero nada más lejos de la realidad. Eran las 12 de la mañana y parecían las 9.

Un poco más adelante la caña se dobló. Esta vez sí notaba peso al otro lado del sedal. ¿De cuánto sería? ¿Lograría sacarlo? La respuesta a la primera pregunta la logré descifrar al ver el majestuoso salto que realizó el black bass estando toda el agua en calma. Por suerte para mí, finalmente logré sacarlo, y tras su pesaje y fotografiado fue devuelto al agua. Un bonito ejemplar de 1.260 kg me había hecho recobrar un poco las esperanzas de que hoy podían salir basses de buen tamaño.



Un poco más adelante, en uno de mis lances, noté como el hilo se iba tensando poco a poco. Esta vez no había notado picada pero estaba claro que la tensión del hilo era generada por un pez. De esta manera, me dispuse a dar el cachetazo y…justamente antes de ello el hilo se destensó. Mi gozo en un pozo... Pero aun así no me rendí. Nuevamente volví a lanzar al mismo lugar y nuevamente el hilo se comenzó a tensar, pero esta vez sí logré dar el cachetazo a tiempo. Tras unas carreras de un lado para otro, el black bass finalmente se rindió dejándose capturar. 800 gramos de pez. No estaba nada mal.



Después de este ejemplar, no conseguí capturar ningún pez más, aunque seguí viendo algún que otro bass apostado en el nido. A pesar de ello, me fui sintiendo admiración y respeto hacia aquellos basses capaces de renunciar al alimento para proteger el sitio donde nacerán sus futuras crías.

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video