martes, 29 de octubre de 2013

Jornada 31: Embalse de Cijara 26-10-2013

Lugar: Cijara

Fecha: 26 de Octubre del 2013

Miembros: Alex, Alejandro, Eugenio, Juanmi y Pepe

Descripción:


De nuevo otra semana más estamos aquí. Después del fiasco en la última salida al no dar la cara los deseados basses, esta vez teníamos muchas esperanzas en salir bien parados, pues hoy tocaba una de Cijara.

Los compañeros con los que tendría el gusto de compartir esta jornada serían Alejandro, Alex, Pepe y Juanmi, con el cual hacía tiempo que no contábamos con su compañía, y por supuesto un servidor.

Como siempre y sin falta, nuestra paradita obligada para tomar café y comentar algunas cosillas de la semana, después de todo siempre estamos de vacile entre nosotros.

Bueno, continuamos rumbo al punto elegido y por el camino no lo teníamos muy claro con el tiempo, pues todo presagiaba que nos íbamos a mojar, jajaja, aunque finalmente no fue así.

Llegando al sitio elegido todavía era de noche, pero seguíamos con nuestras bromas y vaciles mientras montábamos las cañas.

Sin más dilación, Juanmi y mi menda salimos escopetados hacia el agua con ganas de sacar peces y empezar a disfrutar. Minutos después se fueron incorporando los demás compis, pero Juanmi y yo no habíamos tocado escama hasta el momento.

Alex sería el que abriese la lata con un bonito uru de unos 400 g y así sucesivamente fue sacando algunos ejemplares de más o menos el mismo peso.



Alejandro no tardó mucho en sacar otro bichito del mismo porte que los anteriores. Pasado un rato fui yo el que sintió una fuerte picada y, para mi asombro, después de pensar que podría ser un luciaco y acercarlo a la orilla me quedé flipado viendo que era un bonito ejemplar de barbo de 2.290 kg, que fue devuelto al agua como el resto de las capturas, sin daño alguno.



Más tarde, Alejandro consiguió clavar otro bonito ejemplar de demonio verde, de unos 2 kg de peso aproximadamente, pero llegando a la orilla y estando a punto de echarle la mano encima, el hilo se partió y bye bye, quedándose perplejo y desanimado para el resto de la jornada puesto que el día y los peces no le acompañaron.

Así sucesivamente se fueron sacando otras capturas: Juanmi, Pepe, Alex…



Hasta que de nuevo, llegando al medio día y después de estar algo desalumbrado, obtuve mi segunda picada clara, en esta ocasión sería un bass de 2.310 kg que me quitó las penas y me dejó bastante contento.



Pero no mucho más tarde y ya de vuelta hacía nuestro comienzo se encontró Pepe con otra gran picada de un boca grande de 2.020 kg quitándose también el mal sabor de boca de la semana pasada, sin olvidar a Alex, que como siempre en el descuento, clavó un luciete de 580 g para no perder la costumbre.



Así, viendo que los peces en este momento no estaban por la labor y la hora se nos echaba encima, decidimos poner rumbo al coche, comer un bocadito y volver cada mochuelo a su olivo.

Un abrazo y un saludo.

Eugenio

Vídeo de la jornada:

video

domingo, 20 de octubre de 2013

Jornada 30: Embalse de La Portiña y Embalse de San Rafael De Navallana 19-10-2013

Lugar: La Portiña y San Rafael De Navallana

Fecha: 19 de Octubre del 2013

Miembros: Alex, Eugenio y Pepe (La Portiña), Juanmi (San Rafael De Navallana)

Descripción (La Portiña):

Jornada 30 y hora de investigar. Eugenio, Pepe y yo decidimos probar suerte en un embalse desconocido por nosotros hasta hoy, y recomendado por gente conocida, el embalse de La Portiña.


Era un embalse con poca capacidad de agua, pero las expectativas eran elevadas. Llegamos sobre las 8:30 de la mañana y nos pusimos manos a la obra tras la sorpresa de la gran cantidad de gente dispuesta a pescar ciprínidos que había.

Poco tardamos en darnos cuenta que las recomendaciones no iban a dar sus resultados, al menos en lo que se refiere a hoy, ya que no se veía ningún tipo de actividad por parte de nuestros amigos, a excepción de las ya mencionadas carpas que no hacían más que enseñarnos sus panzas…

El tiempo transcurría y Uge consiguió quitarse el bolo con un diminuto bass que no superaba los 200 g.

Pepe y yo seguidamente también lo conseguimos con ejemplares de la misma talla, pero nada más lejos de la realidad puesto que esta jornada de experimento más bien nos hizo venirnos abajo…

Pateamos y pateamos la orilla pero los peces no daban la cara, ni una misera picada de alguno de tamaño medio para poder divertirnos un rato… NADA.


Con los ánimos por los suelos decidimos darnos media vuelta y encaminarnos de nuevo hacia el coche ya que poco iba a cambiar la cosa en esta jornada.

Destacamos la cantidad de suciedad que presentaban las aguas, ya que estaban plagadas de algas, lo cual hacía que en prácticamente todos nuestros lances, vinieran las típicas pelucas acompañando a los señuelos…

Mientras nos comíamos el bocadillo, ya estábamos pensando en la siguiente salida en la que, si todo va según lo previsto, tendremos a Juanmi entre nosotros, jejeje.

Alex

Descripción (San Rafael De Navallana):

De nuevo decidí acercarme a San Rafael de Navallana, pero esta vez a otra zona, a ver qué tal se daba en esta ocasión. Tras coger fuerzas en el desayuno, llegué al embalse a buena hora, justo cuando estaba amaneciendo.


Con los aparejos montados, me dispuse a hacer el primer lance cuando, de repente, el primer bass hizo acto de presencia. Ahí estaba un mini bass clavado en el anzuelo. Parecía una continuación de la semana pasada, pero de momento el día empezaba esperanzador.

Más aún cuando en los 10 minutos siguientes conseguí clavar otros dos basses, aunque de un tamaño muy parecido al primero. Empezaba a olerme que hoy los grandes tampoco iban a dejarse ver, sin embargo, un rato después, al realizar un lance y mientras dejaba profundizar mi señuelo, mi carrete comenzó a dejar salir hilo más rápido de lo normal. Al percatarme, di un cachetazo y efectivamente, había peso al otro lado del sedal. Esta vez notaba que el pez que traía tenía un tamaño superior. Y así fue. Un bonito bass de 750 g.


Eso me hizo creer que a lo mejor podían salir basses más gordos a lo largo del día, pero no fue así. Tras más de dos horas sin picada alguna, ni siquiera de los pequeños, llegué a una recula en la que pude capturar unos 7 u 8 basses pequeños. Sin embargo, nada de los más grandes.


De esta manera, me dispuse a desandar lo andado, poniendo fin a una jornada en la que por lo menos logré capturar un bass medianete. La anécdota de la jornada la puso un rapala abandonado en la orilla que me encargué de coger para reponer munición para futuros fines de semana.

Juanmi

martes, 15 de octubre de 2013

Jornada 29: Embalse de García De Sola y Embalse de San Rafael De Navallana 12-10-2013

Lugar: García De Sola y San Rafael De Navallana

Fecha: 12 de Octubre del 2013

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe (García De Sola), Juanmi (San Rafael De Navallana)

Descripción (García De Sola):

Bueno, otro día más al campiri, en esta ocasión Alejandro, Alex, Eugenio y yo mismo: Pepe.

El día comenzaba fresquito, pero ideal para la pesca. La cosa empezó bastante bien pues al segundo o tercer lance clavé mi primer pez, y único, por cierto, con un peso de 520 g.


La jornada transcurría perfecta para la práctica de la pesca pero a los peces ni se los veía, un desastre, ya que no dimos con el día o con la clave para disfrutar por lo menos un poquito, porque vaya año que llevamos… en fin, por lo menos pasamos el día.


Después de mucho patear todos mis compis consiguieron quitarse el bolo con raspillas de entre 200 g y 400 g, pero al menos todos conseguimos sacar algo. Otro día esperemos que se dé mejor.


Sin mucho más que contar, ya que todo transcurrió sin novedades ni anécdotas destacadas, nos comimos los bocatas y para Madrid hasta la próxima salida.

Un abrazo y buena pesca.

Pepe

Descripción (San Rafael De Navallana):

Por fin después de tanto tiempo sin ir a pescar, pude sacar un hueco para visitar a mi gran amigo San Rafael de Navallana. Esta vez iba solo a la aventura, aunque eran tantas las ganas que tenia de pesca que no iba a dejar que eso me desmotivase. Llegué demasiado pronto al pantano y me toco esperar un poco a que amaneciese, y mientras tanto ese hormigueo por la tripa…

Cuando ya había cierta visibilidad, comencé a andar hasta una zona del embalse que me gusta especialmente. Era una recula bastante grande, aunque el calor de estos últimos meses la dejó prácticamente irreconocible. Al principio comencé con una pesca lenta, ya que no veía mucha actividad, salvo algún que otro salto esporádico por la superficie. El día estaba muy raro, ya que una gran nube cubría prácticamente la totalidad de todo el embalse, y los peces no daban señales de vida.


Dos horas tuve que esperar para notar el primer cabeceo de mi caña. Antes había probado señuelos de diferentes colores y formas hasta que… “Tic tic”. Ya casi no recordaba la sensación de fuerza al otro lado del sedal, pero este bonito bass se encargó de recordármelo. Si bien no era muy grande, ya que su peso no superaba los 350 g, me sacó la primera sonrisa del día. Tras la respectiva foto fue devuelto al agua.


Tras seguir caminando otro rato sin picadas, me fui cerciorando de que la picada anterior había sido una cosa extraordinaria, ya que durante la hora posterior volvió la tensa calma. De repente, entre las nubes comenzó a aparecer el sol, y no sé si debido a esto o no, otro bass se encaprichó del nuevo señuelo que acababa de colocar. Al igual que en el caso anterior, se trataba de otro bonito bass de unos 300 gramos de peso.


A partir de este momento todo, menos el tamaño de los peces, cambió por completo. Raro era el lance en el que no notaba la sutil, aunque agresiva, picada de las bases más pequeños del embalse. Desde esa zona hasta llegar de nuevo al lugar donde se encontraba aparcado el coche, pude capturar un incontable número de estos pequeñajos, rondando la decena de ellos. La alegría que me causaba cada una de estas capturas contrastaba con la cara de incredulidad al ver que mis vinilos desaparecían del anzuelo fruto del ajetreo de los bases.


Además de estos roba-vinilos, logré sacar otros tres basses de un tamaño similar a los dos primeros, aunque seguía teniendo el mal sabor de boca de no poder capturar un ejemplar de mayor tamaño.


Finalmente, decidí poner rumbo a casa tras haber pasado un divertido día de pesca con un final de jornada muy entretenido gracias a las numerosas picadas de nuestros amigos.

Juanmi

lunes, 7 de octubre de 2013

Jornada 28: Embalse de Cijara 05-10-2013

Lugar: Cijara

Fecha: 05 de Octubre del 2013

Miembros: Alejandro, Alex, Alfonso, Eugenio y Pepe

Descripción:


Nuevo comienzo de jornada después de estar toda la semana esperando otro día de pesca y como de costumbre los prolegómenos del madrugón de las salidas lejanas en la que, en esta ocasión, repetíamos sitio, de nuevo el embalse de Cijara.

El día prometía en cuanto a meteorología se refiere y fuimos Alex, Alfonso, Eugenio, Pepe y yo, los que nos lanzamos a la aventura.

Al llegar a la zona nos llevamos el susto del día ya que hacía frío y el cielo estaba cubierto por una nube justo en el lugar elegido, tornándose la niebla característica, la cual no se disipó hasta bien entrada la mañana, quedándose posteriormente un día extraordinario.



Alex empezó bien la mañana, sacando una raspilla de bass y a continuación un pequeño luciete justo en el mismo momento en el que Eugenio se quitaba el bolo con otro bass de 390 g.



Posteriormente fuimos Alfonso y yo los que conseguimos nuestras primeras capturas, con unos pesos de entre 300 g y 600 g.
 


A partir de este momento, y al igual que mis compañeros en la jornada anterior, las capturas se fueron sucediendo paulatinamente con unos pesos que no superaban el medio kilo, excepto para Pepe, que no conseguía dar con la clave.
 


Cuando la niebla se fue disipando llegamos a una zona en la que por fin Pepe consiguió abrir su contador, pero que no pudimos fotografiar al encontrarse algo alejado de nosotros.

Tras un período de inactividad llegamos al mediodía en el que, debido a la gran cantidad de alburnos existentes en la zona, algunos ejemplares de mayor tamaño comenzaron a activarse produciéndose algunas capturas interesantes por mi parte, con tres picadas seguidas en tres lances, de 860 g, 600 g y 360 g.



Después de avisar a mis compañeros, Alex y Eugenio se acercaron a la zona, mientras Alfonso y Pepe transcurrían su travesía un poco más adelantados.

En este momento fue Alex el que dio con el señuelo estrella capturando tres hermosos ejemplares, cuyos pesos pasaban del kilogramo: 1.710 kg, 1.240 kg y 1.420 kg respectivamente.
 


A partir de aquí, el resto de los compañeros seguían consiguiendo peces, tal como venía siendo habitual a lo largo de la jornada, aunque no fueran superiores al medio kilo.

Continuamos nuestro trayecto, esta vez ya de vuelta, y los peces seguían saliendo poco a poco, llegando a superar las capturas de la salida anterior.
 


Ya con esto, nos fuimos al coche a almorzar mientras comentábamos las anécdotas del día, con el consiguiente mosqueo de Uge, ya que Alex y Alfonso arrasaron con su botella de agua, jajaja.

Cabe destacar la afluencia de gente que había pescando la zona, así como la limpieza que resaltaba en el agua y en el entorno.

Alejandro

Vídeo de la jornada:

video