jueves, 25 de mayo de 2017

Jornada 10: Embalse de García De Sola 20-05-2017

Lugar: García De Sola

Fecha: 20 de Mayo del 2017

Miembros: Alejandro, Alex y Eugenio

Descripción:

Otra salida más de pesca, en esta ocasión seríamos Alejandro, Alex y yo, con la compañía de Borja y Pua.

Empezamos la mañana como de costumbre, con nuestro cafelito, risas y vaciles para calentar motores.

Decidimos poner rumbo a Extremadura, como muchas otras veces, siendo el lugar elegido el embalse de García De Sola y una zona nueva para nosotros.



Cuando llegamos a nuestro destino nos pusimos manos a la obra en lo que se refiere a montar equipos y señuelos y una vez acabamos pudimos apreciar que el agua estaba bastante perjudicada con muchas algas, lo que nos hacía suponer que el día iba a ser duro con algunos señuelos, pero igualmente nuestras ganas eran las mismas.



Empezamos los primeros lances sin noticias de nuestros amigos los demonios verdes al otro lado de las líneas, aunque si podíamos ver alguno que otro orillado pero sin hacer caso a nuestros señuelos hasta que en uno de los lances sentí la sutil picada, pero para desgracia mía, sin llegar a materializarla.

Así fue pasando la mañana, sin oler un pez ni tocar escama, probando todo tipo de señuelos y a diferentes profundidades. Verlos los veíamos pero pasaban de nosotros, jijiji. También apreciábamos grandes bancos de alevines de la puesta de este año.

Poca cosa más hasta que un lance conseguí engañar a un pequeño demonio verde con un peso aproximado de unos 400 g.

Viendo que el día no acompañaba en lo que a capturas se refería, decidimos poner fin y pies en polvorosa, comiéndonos un buen bocata y poniendo rumbo al foro a tomarnos unas rubias fresquitas y muchas risas más, con las ganas renovadas para la próxima salida.

Saludos.

Eugenio

Vídeo de la jornada:

video

martes, 25 de abril de 2017

Jornada 9: Embalse de García De Sola 14-04-2017

Lugar: García De Sola

Fecha: 14 de Abril del 2017

Miembros: Alfonso y Javi

Descripción:

Después de la pequeña paliza de ayer, nos quedamos con ganas de más. Esta vez fuimos solamente Javi y yo los agraciados con poder realizar la actividad que más nos gusta: patear las orillas de los embalses ibéricos en busca de una foto para el recuerdo.

El destino elegido fue el embalse de García De Sola y, después de un agradable desayuno, pusimos rumbo al mismo. Sobre las 8 y media ya estábamos ejercitando los brazos y las piernas, lance tras lance, paso tras paso. Pero quienes no parecían estar realizando ningún tipo de ejercicio eran los peces, no daban ninguna señal de actividad.

Las agujas del reloj avanzaban sin piedad hasta que de repente, en una zona con una profundidad querenciosa, su mecanismo dejó de funcionar. En ese momento fui protagonista de ese instante donde el tiempo parece que se detiene, cuando notas que un pequeño diablillo intenta llevarse tu señuelo a las profundidades, hacia la morada del Dios Neptuno. Ese instante en el que esperas un momento conteniendo la respiración antes de clavar. Y si, clavé enérgicamente y después de una corta pero intensa pelea, conseguí sacar del agua aquel diablillo verde. Después de darle las gracias por ese momento que me ofreció, fue devuelto a su reino en perfectas condiciones.


El día no mejoraba, seguimos recorriendo la orilla del embalse sin noticia de nuestros queridos “enemigos”. Pero de repente, cuando no contábamos con notar ninguna picada, fue Javi quien dio la voz de alarma. No fue una gran pieza, pero sin duda se quitó un peso de encima al evitar el tan odiado bolo.

Después de esta captura, decidimos poner rumbo de vuelta. En este trayecto, fuimos aprendices de un pescador con mucha más experiencia que nosotros: un águila. Después de vigilar majestuosamente desde el aire en círculos perfectos, se dejó caer en picado para, justo a ras de agua emprender de nuevo el vuelo con un pequeño alburno entre sus garras. Sin duda, y como leeréis a continuación, tomamos buena nota.

Ya en las últimas opciones que teníamos, encontramos una zona donde los peces estaban realmente activos: varios ejemplares de black bass perseguían a sus potenciales presas de manera enérgica y decidida. En esta última media hora se dieron bastantes picadas, saliendo varios peces de un tamaño medio. Además, Javi consiguió un buen ejemplar de más de kilo y medio, que ofreció un gran combate.


Pero lo mejor del día estaba reservado para mí. Visualicé dos buenos ejemplares patrullando la “zona de caza”, y realicé un lance lejano en esa dirección. Sorprendentemente, estos diablillos pusieron rumbo contrario al señuelo. Quizás fuese por falta de interés, o por lo que estaba a punto de ocurrir. De repente, una enorme sombra emergió de las profundidades, atacando el señuelo sin dudarlo ni un segundo. En cuanto clavé, comprobé que, a lo que el sedal me unía, no era un diablillo, sino todo un diablo. Después de una indescriptible pelea por lo que supondría, logré sacar del agua mi primer black bass de más de dos kilos para inmortalizar el momento con una foto para el recuerdo. Concretamente, la báscula marcó 2,12kg.


Después de esta subida de adrenalina continuamos con unos lances más, pero sin ningún resultado en cuanto a capturas. Y así, pusimos fin a un día que empezó bastante sombrío pero que terminó realmente esplendido.

¡Hasta la próxima!

Alfonso

Vídeo de la jornada:

video

sábado, 22 de abril de 2017

Jornada 8: Embalse de Cijara 13-04-2017

Lugar: Cijara

Fecha: 14 de Abril del 2017

Miembros: Alejandro, Alex, Alfonso, Javi, Eugenio, Juanmi y Pepe

Descripción:

Como era de esperar, en Semana Santa había que salir en busca de aventuras y qué mejor que hacerlo en compañía de todo el grupo de LucioBass y nuestros fieles seguidores Borja, Pua y Moya.

Nuestro destino sería una zona conocida por todos nosotros en el embalse de Cijara, pero que, estando el nivel del pantano como estaba, era posible que no tuviera tanta agua como en ocasiones anteriores, como así fue cuando llegamos al lugar. Aún así, nos pusimos manos a la obra.



Para no ir todos juntos, ya que éramos 10 personas hicimos "tres grupos": Alfon, Pepe y Javi se adelantaron bastante (llegamos a perderlos de vista), Alejandro, Juanmi, Uge, Borja y yo nos quedamos a mitad de camino mientras que Moya y Pua nos cubrían la retaguardia.



El día comenzó con bastantes dificultades ya que Pua, al segundo/tercer lance tuvo la mala suerte de partir la caña y quedarse fuera de juego durante todo el día ya que no tenía ninguna de repuesto.

Los peces estaban durísimos por la mañana y apenas se les veían, sin embargo Borja, para nuestra sorpresa consiguió abrir la lata para todos engañando a uno de nuestros amigos en superficie, pesando alrededor de 300 g. Previamente a Juanmi, se le habría escapado otro de similares características.



Continuamos nuestra andadura y conforme avanzaba la mañana los peces se iban dejando ver sobre sus nidos pero estaban tan centrados en su protección que ignoraban completamente nuestros señuelos, hasta que Uge dio con uno que pareció molestarles en exceso. Primera captura para nuestro colega.



Tras esto, seguimos intentándolo, todos bolos, menos Borja y Uge, y a espensas de Alfon, Javi y Pepe de los que no teníamos noticias. 

Uge de nuevo, con las mismas, logró engañar a otro diablillo verde para ponernos aún más los dientes largos, jejeje.



Conforme íbamos avanzando, veíamos una gran cantidad de basses orillados, muy protectores. Hasta que llegamos a juntarnos con Javi, que se había quedado algo rezagado tratando de capturar un bass de buen porte, el cual finalmente terminó ganando la batalla y no nos dio la alegría de poder fotografiarle.

Finalmente nos juntamos con Alfonso y Pepe, que ya venían de vuelta. El resumen era que Alfon y Pepe se habían quitado los bolos correspondientes con alguna que otra captura, de buenos tamaños y como siempre, al agua después de las fotos. Pepe también tuvo mala fortuna cuando un recibió la picada de un lucio, el cual partió obviamente la línea al no tener montado el terminal.






En ese transcurso logramos nuestras merecidas capturas tanto Juanmi como yo con basses de tamaños oscilantes entre el kilo y el kilo y medio.



Llegó un momento en el que Alfon y Javi tuvieron que abandonarnos ya que tenían compromisos que hacían que tuvieran que marcharse algo más pronto que nosotros.



Alejandro, por su parte, no tardó mucho en hacer también acto de presencia con alguna que otra picada de bonitos basses.

El tiempo pasaba y las picadas se iban sucediendo sin pausa pero sin prisa, pero el tiempo se nos echaba encima y teníamos que ir yendo de vuelta al coche, saliendo algún que otro amiguito durante el camino, aunque fue Pepe el que hizo de Sergio Ramos, y en el último minuto logró la captura del día, con un bass de 1.800 kg que supuso la guinda a una buena jornada para él. ¡Enhorabuena Pepe!

Sin mucho más que añadir, recogida de material y rumbo a nuestra habitual parada de cervecitas para tener la última recompensa merecida a tanto esfuerzo, jajaja







Un saludo a todos.

Alex

Vídeo de la jornada:

video