martes, 30 de junio de 2015

Jornada 21: Embalse de Contreras 27-06-2015

Lugar: Contreras

Fecha: 27 de Junio del 2015

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe

Descripción:


Bueno, de nuevo ponemos rumbo al charco después de (en mi caso) un mes sin poder ir de pesca por diferentes motivos.

Esta vez decidimos pescar en Contreras, después de más de un año sin hacerlo. La cosa no parecía favorable debido a las altas temperaturas que estábamos sufriendo, como al final sucedió. En fin, apenas durmiendo un par de horas, cogimos rumbo al embalse, preparamos todos los trastos y al charco.

La cosa no me gustaba un pelo; ningún movimiento y ningún pez en la sonda, muy raro. Empezamos probando de todo pero como nos temíamos, la cosa no funcionaba. Por su parte Uje con su pato, cuando nos reencontramos, más de lo mismo.

Sobre las 10 fue Alex el que tuvo la única picada del día de un bass, el cual, por cierto, se le escapó. Fue el único pez que vimos en un día de locos ya que las altas temperaturas no eran las más propicias para nuestro propósito, pero las ganas nos cegaron.

Lo seguimos intentando pero ni rastro de los malditos peces hasta que sobre las 12:30 decidimos comer algo y buscar alguna sombra pues el calor ya era insoportable. Después de comer y beber algo decidimos recoger y poner rumbo al foro. Estábamos asfixiados y el calor parecía que tardaría bastante en irse...normal que los peces no dieran la cara, en fin, la culpa es nuestra, con estas temperaturas, es lo normal. Bueno, otro día se dará mejor (esperamos).

No me enrollo más porque la cosa no tiene más que contar. Llegamos al foro, nos tomamos unas cervecitas y a dormir que entre el madrugón y el terrible calor, terminamos todos destrozados.

Hasta la próxima, un abrazo y buena pesca.

Pepe

lunes, 29 de junio de 2015

Jornada 20: Lago Pawnee 21-06-2015

Lugar: Pawnee

Fecha: 21 de Junio del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:

Eran las 5 de la mañana. Ya no me acordaba de lo que era tener que madrugar para ir a pescar. En esta ocasión, mis amigos JP, Edwin y yo pusimos rumbo al Lago Pawnee vistos los buenos resultados que tuvimos en la jornada anterior.


Al poco de empezar, Edwin nos dio una de las sorpresas del día, capturando su primer ejemplar de bass de unos 400 gramos, ¡buen trabajo! Parecía que la cosa empezaba a bien, y todos rezábamos por que continuase así el resto del día.

El siguiente en tocar escama fui yo, con un bass de dimensiones parecidas al que sacó Edwin y nuevamente, justo en el siguiente lance, otro bass mordió mi señuelo consiguiendo así capturar dos bases en prácticamente 5 minutos.


Sin embargo, de aquí en adelante la cosa se paró. De esta manera decidimos probar suerte en otra zona del lago, pero tras mucho andar no conseguíamos resultados fructíferos. Nuevamente decidimos movernos a otra zona, sobre las 11 o así. Y cuando menos me lo esperaba mi caña se arqueó nuevamente. En esta ocasión notaba que había un buen pez al otro lado de la línea. JP estaba a mi lado atónito viendo como peleaba con un bass de 1,5 kg aproximadamente cuando de repente el señuelo se desclavó en una de las llamativas torres que realizó el diablo verde. Tras la pérdida de la pieza, la rabia me comía por dentro, pero al rato recordé que son momentos como ese los que hacen que siga poniéndome nervioso cuando noto una picada.

Diez minutos más tarde, oí a JP gritar, y al mirar, le vi peleando con un pez. Cuando me acerqué ya se había hecho con él, un bonito alevín de pike de unos 300 gramos que sirvió para ponerle una sonrisa en la cara.

Así llegamos a la hora del mediodía, momento en el que disfrutamos de una gran comida realizada por nuestro amigo Edwin y su mujer, quién llegó para la ocasión junto con sus tres hijos. Esta pausa nos sirvió para recobrar fuerzas y para darnos un bañito en el lago para refrescarnos del sofocante calor que hacía.

Tras el merecido descanso, a las 6 nos pusimos manos a la obra de nuevo. Para estas últimas horas del día tenía un buen presagio… Y así fue, ya que en las siguientes dos horas y media conseguí capturar 5 basses más que oscilaron entre los 400 y los 800 gramos.


Además de las picadas de estos basses, una picada brusca casi al final de la jornada escondía un catfish al otro lado. Fue el pez más peleón de la jornada (con la excepción del bass que se me escapó haciendo la torre), pero finalmente pude capturarlo, dando un peso en báscula de 2,200 kg aproximadamente.


Y ese es el resumen de lo que nos deparó la tarde. En conclusión, para mí fue un día muy entretenido con alternancia de picadas a lo largo del día, pero me fui con el mal sabor de boca de que Edwin y JP sólo pudiesen conseguir un pez cada uno. Pero bueno, estoy seguro de que la próxima vez tendrán más suerte.

¡Un saludo!

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video

jueves, 25 de junio de 2015

Jornada 19: Lago Pawnee 18-06-2015

Lugar: Pawnee

Fecha: 18 de Junio del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:

Tras un intenso día de trabajo, recibí la llamada de mi amigo JP preguntándome si me apetecía ir un rato a pescar al Lago Pawnee. Y así hicimos. Qué mejor forma de desconectar que en un lago jeje.

Era una de las primeras veces que pescábamos a última hora del día y parece que la cosa salió bien.


Nada más llegar, en el primero de mis lances ¡ZAS! El primer diablo verde sucumbió a mi señuelo. Un bonito bass de en torno a 650 gramos. Mi amigo JP se quedó anonadado ante la rapidez con la que había conseguido capturar el primer pez.


Tras emplear un rato en la misma zona, finalmente decidimos seguir caminando ante la ausencia de más picadas. Así llegamos a una zona en la que teníamos espadañas a ambos lados y rocas en el medio. Parecía el lugar idóneo para los basses y así lo demostré con otra bonita captura de otro bass de dimensiones similares al anterior.


Todo una sorpresa para mí ya que no me imaginaba que iba a capturar dos bases durante esta jornada. Pero ahí no quedó la cosa…

Más adelante, tras un período de inactividad un poco más largo de lo que el día nos estaba ofreciendo, cuando mi señuelo estaba muy próximo a la orilla, una mancha blanca apareció desde las profundidades para atacar con violencia mi señuelo. En este caso se trataba de un bass de un tamaño más considerable. Tras una bonita pelea, con el pez realizando la tan llamativa torre, conseguí capturar el bass que finalmente dio un peso de unos 1,400 kg.


JP no encontraba la fórmula para capturarlos pero su constancia daría como resultado una más que sorprendente captura. Diez minutos más tarde a mi captura, su caña se curvó de una manera diferente a la que es costumbre cuando un bass realiza la picada. Era una picada más brusca y constante, y al rato de pelar con el pez, pudimos ver en la superficie una mancha negra, un catfish que tras ser pesado rondaba los 2,250 kg. ¡Un monstruito!


Hasta el momento la jornada estaba siendo bastante intensa, con picadas sucediéndose cada 15 minutos. Y así siguió cuando nuevamente noté otra picada, y por la forma en la que el pez peleaba pude deducir que se trataba de otro gran ejemplar de catfish. Tras un gran combate con coletazos en la superficie, logré capturar mi primer catfish, con un peso de 2,400 kg.


Por mi la jornada podría haber acabado ya, ya que las 2 horas y media que llevábamos pescando habían dado mucho de sí, pero aún me quedaba una pequeña sorpresa más en forma de bass. Otro bass sacudió mi señuelo cuando nos dirigíamos camino del coche. Finalmente pude capturarle, siendo su peso de en torno a 650 gramos. La guinda para un buen pastel…


Y así pusimos fin a una jornada corta pero muy intensa en la que pudimos disfrutar de la gran actividad de los peces. A ver si continúan así en las próximas jornadas.

¡Un saludo!

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video

martes, 16 de junio de 2015

Jornada 18: Lago Branched Oak 14-06-2015

Lugar: Branched Oak

Fecha: 14 de Junio del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:

Después de varias semanas sin pescar seriamente, esta vez nos dirigimos ms amigos Doruk y Hazal y yo a un lago en el que nunca antes había estado, el Lago Branched Oak.

Tras llegar nos dimos cuenta de las gigantescas dimensiones de dicho lago. Y una vez con los aparejos preparados… ¡A pescar se ha dicho!


Al poco rato de empezar, pude percibir como las picadas se iban sucediendo una detrás de otra, pero no conseguía materializar ninguna captura. Esto me hizo pensar que se trataba de peces pequeños que no conseguían morder el señuelo, pero sin embargo, en una de estas picadas, pude notar bastante peso al otro lado de la línea lo cual me demostró que estaba equivocado. Desafortunadamente, no pude conseguir la captura, y lo que es peor, me quedé con las ganas de saber qué pez había al otro lado de la línea.

Las picadas se iban sucediendo, pero nada, hasta que de pronto, esta vez sí, logré clavar y capturar el primer pez del día. Para mi sorpresa, no se trataba de un bass como era mi objetivo, sino que se trataba de un Freshwater Drum (me enteré posteriormente gracias a los pescadores de la zona) de en torno al kilogramo.


Este pez tiene una picada muy similar a la del Bass pero a diferencia de este último, el Freshwater Drum tiende a intentar huir a aguas profundas mientras que el Bass trata de zafarse del señuelo realizando la temida torre. Prueba de ello fue que durante la lucha con el pez, hubo un momento en el que pensé que lo había perdido ya que se refugió en una roca y no conseguía moverlo.


Posteriormente, deje que practicaran un poco Doruk y Hazal. Ambos me demostraban que aprendían rápido siendo capaces de lanzar y recoger de manera más que adecuada.


Lo más sorprendente fue cuando de pronto Doruk nos dijo que traía algo. Y efectivamente, otro bonito Drum dejó verse, logrando así Doruk capturar su primer pez. ¡Enhorabuena!


Hazal por su parte no consiguió capturar ningún pez, pero estoy seguro de que en las próximas semanas conseguirá capturarlo.

Más tarde, nuevamente una picada sacudió mi caña, y sin darme cuenta me encontraba peleando con otro Drum. Me sorprendió como peleaban estos peces… Finalmente pude capturarlo, de unos 700 gramos.


Y así proseguimos nuestro camino hasta darnos cuenta de que los mosquitos nos estaban acribillando, asique decidimos dar media vuelta y poner punto y final a una jornada muy entretenida en cuanto a picadas y capturas se refiere.


¡Hasta la próxima!

Juanmi

Vídeo de la jornada: 

video

jueves, 11 de junio de 2015

Jornada 17: Embalse de San Juan 09-06-2015

Lugar: San Juan

Fecha: 06 de Junio del 2015

Miembros: Alfonso y Eugenio

Descripción:


Aprovechando unos días de vacaciones decidí acercarme a San Juan a echar la mañana. Me acompañaron Uje, mi hermano Adry y Andrés.

Sin tomar el café habitual por falta de bares abiertos, nos plantamos en las inmediaciones del embalse a la hora idónea. Cogimos nuestras armas destinadas al bass y nos dirigimos a la orilla.

Cuando llegamos, vimos barbos bastante activos en superficie. Estos "capullos" me convencieron para subir a por la caña de cola de rata para tentarlos, y así lo hice.

Llevábamos un rato pescando y yo ya estaba harto (como intuía). Si voy con las dos cañas ni pescó basses ni pesco barbos: cuando estoy con la cola de rata veo basses y al cambiar a spinning se transforman en barbos...

En eso que Uje clavó el primer pez de la mañana: una raspa de diablillo verde que no quiso fotografiar por sus pequeñas dimensiones. Adry y Andrés no tenían suerte.

Decidí dedicarme exclusivamente a los barbos. Le di la caña de un tramo a mi hermano y guardé la suya, de dos, recogida en la mochila. Así la cosa fue más cómoda, no tenía que ir peleándome con las dos. Avancé solo puesto que hay que ir muy sigilosamente para tentar a los barbos por lo que es imprescindible ser el primero de la expedición. Las picadas fueron sucediéndose hasta llegar a un total de 8-10, unas mas violentas que otras. Pero desafortunadamente, no logré clavar ninguna. No sé si fue porque los barbos se tiraban agresivamente pero sin intención de comer o porque soy muy malo. Cada picada que se sucedía cobraba más fuerza la segunda hipótesis en mi cabeza.

Al encontrarme de nuevo con el resto del equipo, me contaron que Uje sacó otro pez de similares características y que se le escapó uno de casi kilo y medio después de hacerle la temida "torre" en la mismísima orilla. Qué pena...

Cuando ya estábamos de vuelta se levantó un viento bastante desagradable para pescar con cola de rata. Más aún para un principiante como yo, por lo que recogí y me preparé para darles "caña" a los verdes.

Andrés y Adry volvieron más rápido porque el calor apretaba pero Uje y yo insistimos un poco más. La vuelta no tuvo nada reseñable que contar, salvo otro "boquerón" que picó en la caña de Uje.

Cuando los peces no quieren...no se puede hacer nada. Cuando los peces quieren pero no aprovechamos las oportunidades...el resultado es el mismo. Ambas cosas ocurrieron y ese fue el resumen de una mañana disfrutando de la naturaleza madrileña pero de poca pesca.

Un saludo.

Alfonso