miércoles, 26 de noviembre de 2014

Jornada 32: Embalse de Almaraz 22-11-2014

Lugar: Almaraz

Fecha: 22 de Noviembre del 2014

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe

Descripción:


Bueno, otro día más nos dispusimos a mojar nuestros señuelos. Esta vez Alejandro (que decidió atacar a las carpas), Alex, Eugenio y yo decidimos mojarlos en Almaraz, embalse que por cierto hacía casi un año que no pescábamos.

El día empezó regular y viendo que bastante gente había tomado la misma decisión que nosotros. Empecé clavando dos peces prácticamente seguidos, pero después de verlos… se me escaparon, que torpe, ¿no? pues es lo que ocurrió después de mucho patear. Tras mis fallos, fue Uge el que logró clavar dos peces de algo más de medio kilo.



A partir de aquí, se levantó viento, la cosa se paró y el día se puso muy cuesta arriba, pero no desistimos, seguimos provocando aunque sin demasiada suerte.



Pasadas tres o cuatro horas fue Alex el que, igual que Uge, sacó un par de peces casi seguidos que casi rozaban el kilo, mientras yo no conseguía más que sacar raspas.



El viento se puso cada vez más molesto así que decidimos darnos la vuelta e ir rumbo al punto donde se había asentado Alejandro, viendo como Alex sacaba el último pez de la jornada de la misma talla que los anteriores.



Una vez donde Alejandro, nos comentó su particular jornada, en la cual se hizo con tres carpas de aproximadamente 1.50 kg y un curioso galápago, jajaja.

Tampoco se le dio demasiado bien por lo mismo, el molesto viento.



Bueno, con esto, decidimos juntarnos los cuatro y tomarnos el merecido bocata para, después, poner rumbo a casa esperando que otro día se diera mejor.

Un abrazo y buena pesca.

Pepe

martes, 18 de noviembre de 2014

Jornada 31: Embalse de Cijara 15-11-2014

Lugar: Cijara

Fecha: 15 de Noviembre del 2014

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe

Descripción:


Hola compañeros. Como cada fin de semana, emprendemos la marcha con rumbo a uno de nuestros embalses favoritos, Cijara.

Como era demasiado temprano, no podía faltar nuestro habitual cafelito y más aún con la mañanita tan fresquita que se presentaba. Entre risas y bromas, partimos los compañeros Alex, Eugenio Pepe y yo mismo y ante un tranquilo viaje llegamos al punto de referencia y, entre unas cosas y otras, total a las 8:30, ya estábamos en el pantano, listos y preparados para recibir todo lo que se presentase, bueno o malo.

Durante los primeros lances, unos a otros nos mirábamos y enseguida comprendimos, sin decirnos nada, que la cosa no pintaba nada bien, el día estaba gris y amenazaba agua aunque, con el tiempo, se empezaron a vislumbrar algunos claros, pero se notaba frío y la humedad del agua te dejaba las manos congeladas, podéis comprender como estaría la temperatura del agua.

Así, por lo tanto, los peces brillaban por su ausencia, pero en un descuido, tuvo que ser, sobre las 11:15 de la mañana, el señor José al que se le agarró al señuelo una miniatura de unos 80 g, cosa que no cambiaría el sentido de la mañana, que seguía igual de gris con pinta y tendencia a empeorar, como así fue y surgió lo peor que puede suceder en la pesca, se levantó aire y oleaje, y a partir de ese momento todo era cambiar de sitio para buscar el rebujo y perder aparejos.



Solo alrededor de las 12:45, Alex dio a todos la alegría del día al conseguir un bonito luciete de 1.64 kg, consiguiendo así salvarse del bolo pero que no evitó que las cosas siguieran igual.



Se puede decir que se hizo lo que se pudo pero al final decidimos sobre las 14:00 irnos a tomar el almuerzo, que en ese momento era lo más beneficioso.

Consensuamos en que, como era temprano para el regreso, nos daríamos un paseo por el campo para coger algunos níscalos y madroños dado que, dicho sea de paso, estaba precioso el paisaje, el agua corría clara por todos los arroyos y era la época oportuna para esos menesteres.



Así pues, todos de acuerdo, estuvimos alrededor de dos horas más o menos y la verdad es que no fuimos acaparadores ni depredadores de campo.

Con esto, sobre las 5 y algo de la tarde, y para que no nos pillara del todo la noche, decidimos emprender el camino de regreso.

No comentamos nada, pero cada uno de nosotros sabía que ese resultado era lo menos que nos podíamos esperar en un día en el que lo más fácil era no pescar, sin embargo, nosotros sabemos que cada día de pesca es distinto al anterior y que nuestro buen estado de ánimo lo seguimos guardando para la jornada siguiente, ánimo compañeros, la semana que viene más.

Alejandro

jueves, 13 de noviembre de 2014

Jornada 30: Río Tajo y Embalse de Almaraz 10-11-2014

Lugar: Río Tajo y Embalse de Almaraz

Fecha: 10 de Noviembre del 2014

Miembros: Alfonso y Eugenio

Descripción:


Otra nueva salida, aprovechando la festividad de la Almudena. Alfonso, su hermano Adri como invitado y yo, pensamos en pasar un buen rato tanto en el río Tajo como en el embalse de Almaraz.

Comenzamos nuestra salida desde Alcorcón, poniendo rumbo al destino no sin antes parar a tomar nuestro habitual cafelito en el parador de costumbre.

La expectativas eran buenas ya que los comentarios sobre los lugares a visitar eran aceptables en lo que a capturas de peces se refería, aparte de que el tiempo podría acompañar.

Llegamos al primer destino a probar (el río Tajo) y, después de montar nuestras armas y señuelos, comenzamos a probar suerte.

Sin tener que esperar mucho, sería Adri el primero en abrir la lata con una picada, quedándonos Alfon y yo pillados viendo que se trataba de una bonita lucioperca de 1.200 kg, y con la cara de asombro de Adri, jijiji.



Pero sin tardar mucho, volvería a ser él mismo quien notaría nuevamente en su línea otra picada, pero en este caso sería un mediano bass de 350 g, mientras Alfon y yo seguíamos sin tocar escama.



En ese momento Alfon decidió retirarse unos metros de nosotros y consiguió clavar un bass de unos 400 g.



Pasado un rato, decidimos probar suerte en la orilla opuesta, donde volvería a tener de nuevo otra picada Adri, siendo esta de un ejemplar de uru 650 g.



Mientras yo seguía sin tener noticias de los susodichos, en ese momento Alfon notó una gran picada y por la zona donde se produjo y por como tiraba el animalito, supimos que se trataba de un siluro de gran tamaño y, después de un buen rato de pelea e intentando hacerse con él, partió la línea, ya que no era la más apropiada para estas capturas, quedándose Alfon con cara de póker y sin terminar de creer lo que había pasado (mala suerte compi, otra vez será).

A los pocos minutos era yo el que notaba al final de mi línea la deseada picada, siendo de un demonio verde de 500 g y así quitándome el bolo de encima ya que planeaba sobre mi como buitres, literalmente, jijiji.



Así sucesivamente fueron saliendo algunos ejemplares más de entre 400 y 500 g hasta tener yo nuevamente una picada algo más notable de un nuevo uru de 750 g y alegrándome el día más si era posible, ya que las capturas no eran de un tamaño tal como nos hubiese gustado, de mayor porte.



En ese momento, decidimos tomar un kit kat (tomar un bocado) y cambiar de zona un ratito, donde tendríamos algunas picadas más, entre ellas dos capturas por mi parte de unos basses de 500 g.

Como la hora se echaba encima, aparte de algunas nubes amenazantes, decidimos concluir la jornada y poner rumbo hacia nuestros puntos de partida.

Un saludo.

Eugenio

martes, 11 de noviembre de 2014

Jornada 29: Embalse de La Colada 08-11-2014

Lugar: La Colada

Fecha: 08 de Noviembre del 2014

Miembros: Juanmi

Descripción:


De nuevo por tierras andaluzas, y aprovechando la visita de mis padres, me dispuse a estrenar un embalse nuevo para el club, el embalse de La Colada.



Se trata de un embalse que en los últimos años ha tenido un problema en la presa, por lo que tuvo que ser vaciado casi en su totalidad para arreglar la misma, así que no sabía muy bien a qué me enfrentaba.

Así, decidí empezar a pescar en la zona de la presa, pero, tras andar un rato, me percaté de que el estado de la orilla no era el más adecuado: muchísima vegetación sumergida (lo que propiciaba la pérdida de muchos señuelos), restos de escombros…



Es por ello que decidí cambiar de sitio y probar suerte en la cola del mismo. Sin embargo, las expectativas ahí no eran muy diferentes. Viendo numerosos arbustos sumergidos, pensé que podría tener suerte y capturar algún black bass, ¿habría suerte?



Tras varias horas recibiendo sustos de carpas apostadas en la orilla, de repente una picada brusca sacudió mi caña, pero nada, no conseguí clavar. En mi opinión, era muy probable que se tratase de una carpa…

A pesar del estado tan turbio del agua no me desanimé. Los arbustos sumergidos eran muy propicios para la pesca del bass, pero éstos no aparecían.

Pero de repente una nueva picada, y esta vez sí conseguí clavar. Pero, ¿de qué pez se trataba?. Tras varios tirones repentinos logré ver al pez en la superficie y, para mi sorpresa (negativa), se trataba de un pez gato, que tras ser capturado dio un peso en la báscula de 800 g.



Tras esa captura y un poco desanimado por cómo se estaba desarrollando el día de pesca, decidí poner rumbo al coche dando por concluida la jornada.

Como conclusión, decir que el embalse me decepcionó un poco si bien hay que destacar que a mi parecer se encuentra en un estado de recuperación después de los graves problemas de los últimos años.

Juanmi

domingo, 2 de noviembre de 2014

Jornada 28: Embalse de Cijara 01-11-2014

Lugar: Cijara

Fecha: 01 de Noviembre del 2014

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio, Juanmi y Pepe

Descripción:

Aprovechando una de mis visitas exprés a Madrid, decidí unirme a la jornada que iban a celebrar mis compañeros. Así, fuimos Alejandro, Alex, Eugenio, Pepe y yo los que pusimos rumbo a las 4 de la madrugada hacia el embalse de Cijara.

Tras un rato investigando caminos, logramos descubrir cuál era el adecuado para la nueva zona que queríamos investigar. De esta manera, y tras el montaje de nuestras respectivas cañas, podíamos dar por iniciada la jornada.


Poco tardaron los basses en dar señales de vida, ya que prácticamente en los primeros lances fui yo mismo el que logré clavar una de las primeras raspillas del día, la cual no llegó a los 300 gramos. Sin embargo, los basses no se iban a mostrar especialmente activos a lo largo del día, haciéndonos trabajar duro para conseguir nuestras capturas, probablemente como consecuencia de la bajada de las temperaturas experimentada a lo largo de los últimos días.

A pesar de observar numerosos ataques de basses a alburnos en la superficie, tuvimos que esperar un rato hasta poder ver nuevamente algún bass en nuestras manos. Concretamente fui yo quien logré clavar otro bonito black bass, en este caso de unos 800 gramos. Tras ello, pudimos ver a Pepe pelear con varios lucios aunque finalmente no consiguió capturar ninguno de ellos.


Posteriormente de nuevo fui yo el que volvió a sentir una picada. Tras una bonita lucha, logré capturarle dando un peso en la báscula de cerca de 850 gramos. Parecía que había encontrado un señuelo efectivo para las condiciones que se estaban dando.


Poco a poco fuimos avanzando por la orilla, cuando de repente vimos a lo lejos a Pepe pelear con un pez. Su grito nos lo dejó claro: “¡Es un lucio!”. Y esta vez sí logró hacerse con él, tras llevarse como regalito un mordisco del mismo jeje. Como resultado pudimos apreciar un bonito lucio de 2.300 kg, al cual no pudimos fotografiar.

A partir de aquí, Pepe y Eugenio tomaron la delantera, quedándonos los “Ramírez” un poco más rezagados. Alejandro y Alex, seguían intentando averiguar por qué razón no conseguían tener ninguna picada que les hiciese quitarse el tan temido bolo.


Y de repente ZAS!, nueva picada a mi señuelo, pero esta vez notando un mayor peso al otro lado de la línea, haciéndome pensar que el bass esta vez iba a ser de un tamaño considerable. Y este hecho quedó confirmado al ver la gran mancha blanca de su lomo dirigirse veloz de un lado para otro. Espectacular ejemplar de poco más de 1.500 kg.


A partir de aquí, Alejandro y Alex parecieron espabilar, consiguiendo quitarse el bolo con basses que oscilaban los 700 gramos. ¿Conseguirían capturar alguno más?


Tras ello, llegamos a una zona en la que pudimos apreciar rocas sumergidas por lo que decidimos quedarnos un rato probando suerte. Y Alejandro demostró que no nos equivocábamos con una picada. Y mientras se encontraba peleando con él fui yo el que noté tensión en mi caña. Tras ambas peleas, pudimos comprobar (para desanimo de Alejandro) el tamaño de ambos bases. Mientras que el bass que sacó Alejandro oscilaba los 400 gramos, el mío fue la mayor captura de black bass del día, con un peso de 1.660 kg.


Pero Alex no se rindió y al poco tiempo, y en la misma zona logró clavar otro black bass de en torno 600 gramos. Y a partir de aquí la actividad de los peces pareció disminuir, a excepción de para Alejandro.


Tras juntarnos con Pepe y Eugenio, estos nos comentaron que en el transcurso de tiempo en el que no estuvimos con ellos consiguieron capturar 6 black basses, 3 de ellos cada uno, con pesos que variaban entre los 300 gramos, hasta un buen ejemplar de 1 kg capturado por Eugenio.


Y así, de camino hacia el coche, Alejandro logró capturar otros 3 basses, que aunque no eran de un tamaño considerable le hicieron pasárselo bien. Estas últimas capturas sirvieron para confirmar el buen día de pesca que estaba teniendo.


Una vez en el coche dimos por concluida la jornada no sin antes comernos nuestros bocadillos mientras nos comentábamos las anécdotas más relevantes del día.


En resumen, el día resultó ser bastante fructífero en cuanto a capturas a pesar de que los peces no estaban muy activos. Además, debido al bajo nivel al que se encontraba el embalse, se pudo caminar relativamente bien a lo largo de toda la orilla, a excepción de algunos tramos más rocosos que resultaron más peligrosos.

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video