lunes, 27 de julio de 2015

Jornada 23: Río Tajo 25-07-2015

Lugar: Río Tajo

Fecha: 27 de Julio del 2015

Miembros: Alex, Eugenio y Pepe

Descripción:

Hola a tod@s de nuevo, después de un parón de un mes sin salir por diversas circunstancias, entre ellas el extremo calor, decidimos planear una nueva salida antes de aparcar nuestras ganas de pescar nuevamente por las tan deseadas vacaciones de verano, jajaja.

En esta nueva aventura seríamos Alex, Pepe y yo los únicos que decidiésemos salir, pues los demás compis no podían, aunque esta vez contamos una vez más con la compañía de Borja, Chema y su primo Adrián.

Como ya es habitual y todos conocéis, pararíamos a tomar el cafelito de rigor para espabilarnos si cabe un poco más, contar anécdotas y planear algunas de las estrategias a seguir, jajaja, aunque cuando lleguemos al campo de batalla estas no sirvan para mucho, porque como todos sabemos siempre sucede la ley de Murphy.

Ya de camino al escenario elegido a probar suerte, que sería el río Tajo, llegando a la orilla, comenzamos a ver movimiento de los peces pasto (alburnos) y de algunas carpas y barbos.

Empezamos a patear orilla haciendo lances cada uno con señuelos diferentes, para ver quién daba con la tecla y cómo reaccionaban los urus y luciopercas, que eran nuestro principal objetivo.

El primero en sentir tensión en su línea sería Alex con la captura de un bass mediano, dándonos un golpe de optimismo.

No tardando más de unos cuantos minutos, Chema volvía a tener picada de otro bonito bass de un tamaño semejante mientras que Pepe, Borja, Adrián y yo mismo, estábamos expectantes y deseando sentir tensión en nuestra línea.


De nuevo sería nuestro compañero Alex el que repetiría con una nueva picada de un boca grande de un tamaño superior a los anteriores, rondando los 800 g, mientras los demás pensábamos: “¿Cuándo sería nuestro momento?”


El presi estaba en racha y tendría nuevas capturas de demonios verdes más adelante, de un tamaño intermedio. Chema, por su parte, volvió a sentir resistencia en la caña, pero en esta ocasión era totalmente diferente, pues se trataba de un barbito de 1.80 kg. Enhorabuena.


Después de mucho insistir, probando diferentes señuelos y tentando de mil maneras, yo también tendría mi momento de gloria notando una buena picada de un bonito demonio verde que rondaría los 2 kg. Todo trabajo tiene su recompensa, jajaja.


Mas cual sería nuestro asombro cuando vimos que Alex volvería a repetir con otro bonito black bass de un tamaño similar, aproximadamente 2 kg y alguna que otra captura más cerrando así la jornada.


A pesar de estas capturas, las luciopercas no dieron la cara, pareciéndonos raro, ya que siempre conseguíamos capturas por estas aguas.

En esta ocasión Pepe, Borja y Adrián no tuvieron fortuna, todos sabemos como es el arte de la pesca y como son los peces, pero eso sí, pasamos un gran día de risas y anécdotas que realmente es de lo que se trata.

Terminamos esta nueva aventura comiéndonos los correspondientes tentempiés y tomando algunas birras frescas, después… Cada mochuelo a su olivo.

Eugenio

Vídeo de la jornada:

video

jueves, 2 de julio de 2015

Jornada 22: Lago Pawnee 27-06-2015

Lugar: Pawnee

Fecha: 27 de Junio del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:


Tras emplear la mañana del sábado en diferentes actividades, mi amigo Go y yo decidimos darnos el lujo de ir a pescar por la tarde al Lago Pawnee.

Llegamos a eso de las 6, y teníamos planeado quedarnos hasta las 10 más o menos. El Lago estaba abarrotado de gente, con multitud de cañas a lo largo de la orilla intentando capturar algún pez gato. Según parecía ninguno de ellos estaba teniendo demasiada suerte.

Al poco de empezar, la primera picada de la tarde, la cual daría como resultado un espectacular pez gato de cerca de 4,5 kilos. Según vimos en la oficina del lago, el record de pez gato del lago en el año actual estaba en torno a 5 kilos. ¡Me quedé cerca!



Ya empezaron a acercarse algunos americanos a observar el pez, pero aún iban a acercarse más cuando vieron que al poco rato conseguí capturar un bass y otro pez gato un poco menor que el anterior. Todos se preguntaban qué señuelo estaba usando…



Acto seguido, mi amigo Go consiguió clavar su primer pez gato, pero cuando estaba en la orilla uno de los americanos intentó ayudarle a coger el pez, cometiendo el error de sujetar la línea en lugar del pez, y al revolverse este último, consiguió zafarse del anzuelo y volver de nuevo al agua. Una pena, pero al menos notó una buena picada.

Al poco rato un nuevo pez gato sucumbió a mi señuelo, logrando que todos los americanos que estaban pescando en ese momento se quedasen perplejos por la cantidad de picadas y capturas que estábamos teniendo Go y yo.


Desde aquí hasta el final de la jornada, Go logró capturar otros dos peces gato un poco más pequeños, de en torno a 2 kilos mientras que yo logré capturar otro más, alcanzando la cifra de 5 peces en aproximadamente 4 horas.



En resumen, Go y yo disfrutamos de una muy buena tarde mientras que los pescadores americanos se quedaron pensando cómo habíamos sido capaces de capturar tantos peces y ellos ninguno.



¡Un saludo!
 
Juanmi