domingo, 31 de mayo de 2015

Jornada 16: Embalse de García De Sola 30-05-2015

Lugar: García De Sola

Fecha: 30 de Mayo del 2015

Miembros: Alejandro, Alex y Eugenio

Descripción:


Una jornada más con los bártulos a cuestas tomamos carretera y manta camino del embalse de García De Sola, pensando y comentando entre nosotros tan ansiado descanso semanal.

Con tan desagradable madrugón, no podía faltar el ya acostumbrado cafelito mañanero y de paso comentar las buenas perspectivas que teníamos para el día en cuestión, que además llevábamos esperando tiempo que, entre unas cosas y otras, hacías como quince días que llevábamos sin salir. Así pues para esta ocasión nos juntamos Alex, Eugenio, nuestro amigo Lolo (que en esta ocasión libraba) y yo. Ni que decir tiene que echábamos de menos al resto de compañeros del grupo, pero bueno, hay que seguir adelante con la vida, jajaja.

Sobre las ocho de la mañana ya nos encontrábamos pateando el pantano y locos de alegría pensando que por fin la cosa se podía dar bien. Cuando llevábamos una hora o así pescando, entre nosotros nos empezamos a mirar y a preguntarnos qué pasaba hoy, no se veía un alma por el embalse, las embarcaciones que otros días nos molestaban brillaban por su ausencia y, por si fuera poco, los peces no se veían, ni siquiera alevines, ¿qué pasaba? Con lo felices que nos lo prometíamos…

Así, sobre las 11:30, yo tuve la primera picada del día, pero mala suerte, en la recogida se soltó, aunque no tardaría mucho en clavar la siguiente captura, esta vez sí, de aproximadamente 400 g y acto seguido, otra raspa, pero más pequeña que la anterior.



Alex tuvo otra clavada pero en la recogida, igual que a mí, se le soltó, mala suerte también.

A partir de ahí se puede decir que se acabó el día de pesca y, como se suele decir, el mal nunca viene solo, pues apareció ese aire y ese oleaje molesto que para la pesca es lo peor que hay, ya que era imposible de por sí cualquier lance, aparte de la cantidad de algas y hierbas que había en las orillas, encima eso.

Solo nos quedaba volver por donde vinimos y consolarnos los unos a los otros (no nos lo podíamos creer), esto no hay quien lo entienda, hacernos 500 kms para esto, decíamos…

Acto seguido, de vuelta al coche donde recogimos y buscamos una buena sombra para comernos el tan merecido bocata y comentar la repetición de la jugada, haciéndonos la siguiente pregunta: ¿cómo podíamos tener tan mala suerte? Pero la pesca es así, imposible hacer planes.

Siendo alrededor de las cuatro de la tarde decidimos recoger el campamento y tomar la carretera de regreso, con la confianza de haberlo intentado y sobre todo de estar en buena compañía, sin que pase nada y pasar el día a gusto con los amigos.

Comentaros que la temperatura rondaría los 28 grados, el agua no estaba muy sucia aunque sí muy verde por algunas zonas y muchas algas y hierbas por las orillas.

Nada más que destacar, esperamos como siempre que la próxima salida sea mejor y espero que no haya sido muy pesado, jejeje.

Un abrazo y hasta la próxima.

Alejandro

martes, 26 de mayo de 2015

Jornada 15: Lago Holmes 25-05-2015

Lugar: Holmes

Fecha: 25 de Mayo del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:


Para recordar mis primeros momentos en Lincoln, esta vez puse rumbo al Lago Holmes junto a mi amigo Go y su hija Ayse, con el propósito de aprovecharnos del buen tiempo que hacía.



Mi intención, más que dedicarme a pescar por mi cuenta, era introducir a Go y Ayse en el mundo de la pesca, para que aprendiesen todo lo relacionado con la misma, como los tipos de caña y carretes, cómo realizar los lances, los distintos tipos de señuelo, etc…



De esta manera, tras realizar yo los primeros lances para que Go pudiese ver cómo realizarlos, le presté la caña, y para mi sorpresa, la manera en la que realizó los lances fue muy adecuada para alguien que nunca antes había pescado. Ayse por su parte, se dedicó a recoger una vez lanzado el señuelo, ya que el peso y longitud de la caña no eran adecuados para su edad.


A pesar de las buenas maneras de ambos, el lago en cuestión no era el más indicado para empezar a pescar ya que la presión de pesca era tal que ninguno de los múltiples pescadores allí presentes pudieron sacar ningún pez.

Tras media hora intentando capturar algún pez, finalmente se dieron por vencidos, por lo que decidí tomar el mando de la caña y probar suerte. Mis esperanzas no eran muchas visto los resultados de las jornadas anteriores en este lago, pero aun así decidí intentarlo.

Y afortunadamente, a los pocos lances, una leve picada sacudió mi caña. Un bonito bass de unos 300 gramos jugaba al otro lado de la línea, y tras unos breves momentos de lucha, pude mostrarles a Go y Ayse su primer pez “en directo”. Tras su pesaje y fotografiado correspondiente, éste fue devuelto al agua en perfectas condiciones.


Tras esta captura, no volvimos a tener noticias de los peces, pero sin embargo nos fuimos a casa con un muy buen sabor de boca ya que conseguimos capturar un bass en un lago bastante difícil de pescar.

Juanmi

Vídeo de la jornada:


video

sábado, 23 de mayo de 2015

Jornada 14: Lago Wildwood 17-05-2015

Lugar: Wildwood

Fecha: 17 de Mayo del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:


Tras observar la previsión meteorológica prevista para el sábado, decidimos posponer nuestra salida para el domingo. De nuevo Kathryn, Evan y yo íbamos a mojar nuestros señuelos, esta vez en el Lago Wildwood.

La primera impresión que me causó este lago nada más llegar fue muy buena, con árboles sumergidos, coberturas de algas, rocas…en fin, buenos escondites para los diablos verdes.



Como casi siempre, fue Evan el primero que nos demostró que había basses en el lago, mostrándome desde lo lejos un bonito bass de unos 600 gramos.

Al poco rato, note una picada en mi caña la cual no fui capaz de clavar a pesar de dar el cachetazo correspondiente…¡Una pena!

Después, Evan y yo decidimos avanzar un poco por la orilla mientras que Katrhyn se quedó en una zona que le gustó bastante. Sin embargo, ni Evan ni yo conseguimos capturar nada durante este tramo, mientras que Kathryn sí consiguió capturar un diablillo de unos 150 gramos.



Tras nuestra vuelta, decidimos movernos a otra zona del lago para ver si teníamos más fortuna. Así, nada más llegar pudimos apreciar a dos hombres posando con una magnifico ejemplar de pez gato (en mi opinión rondaba los 7 kilogramos).

Tras probar suerte en la zona del embarcadero, yo decidí alejarme un poco y probar suerte en un puente.



Así, tras realizar un lance desde lo alto del puente, noté otra picada la cual si fui capaz de conseguir clavar, y tras hacer el “ascensor” con mi línea aun arriesgándome a perder la captura, finalmente pude fotografiarme con un bonito bass de unos 470 gramos.



Al poco rato de esta captura, de nuevo volví a notar un pequeño latigazo en mi caña. En esta ocasión era un pequeño bass de 200 gramos quien se dejó ver.

Tras volver a juntarme con Evan y Kathryn, me contaron que Evan había conseguido una gran cantidad de capturas de crapies y bluegill mientras que Kathryn tuvo una picada de un bass de unos 500 gramos, la cual no pudo materializar.



Finalmente, decidimos dar por concluida la jornada y poner rumbo a nuestros respectivos hogares. En definitiva, el lago me pareció muy idóneo para la pesca del blackbass y prueba de ello fue la gran cantidad de barcas que pudimos observar a lo largo de toda la mañana.



Un saludo y hasta la próxima.

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video

martes, 12 de mayo de 2015

Jornada 13: Embalse de Cijara 09-05-2015

Lugar: Cijara

Fecha: 09 de Mayo del 2015

Miembros: Alejandro, Alex, Eugenio y Pepe

Descripción:


Aquí estamos de nuevo un día más haciendo lo que más nos gusta, pescar, jejeje. Un termómetro que alcanzaría los 28 grados y teniendo en cuenta que el aire no nos iba a molestar (según las previsiones) nos hizo decidirnos por acercarnos a Cijara.



Lo haríamos Pepe y yo desde nuestra barca mientras que Alejandro y Eugenio harían lo propio por la orilla.



En esta ocasión decidimos madrugar más por lo que a las 7 aproximadamente ya estábamos en el embalse. Estábamos montando aún la barca cuando Eugenio nos sorprendió con una temprana captura de un demonio verde, de 1.200 kg aproximadamente, parecía que empezaba bien el día.



Tras esto, Pepe y yo nos adentramos en las profundas aguas del Cijara y comenzamos a tentar a nuestros pequeños (o grandes, jejeje), pero para nuestra sorpresa, los peces no estaban para nada activos y el tiempo pasaba sin que pudiéramos tocar escama.

Buscábamos reculas, y probábamos con todo tipo de señuelos, desde vinilos hasta spinners, pasando por jerkbaits, crankbaits, etc… pero nada, hoy los peces tenían el día tonto.

Alcanzamos el medio día y lo único que nos comimos fue un pequeño bocadillo de aperitivo, porque lo que eran basses…iba a ser que no, hasta que llegamos a una recula un poco más ancha y tras estar insistiendo considerablemente fue Pepe el que logró quitarse el bolo con un bonito black bass de más o menos la talla del de Uge, unos 1.200 kg.



Después de esto, comenzamos a avistar algunos ejemplares pegados a las orillas, sobre todo alrededor de los inmensos bancos de alevines que merodeaban las algas. Pero, aun viéndolos, hacían caso omiso de nuestros señuelos, ignorándolos completamente.



Seguíamos nuestro trayecto y de nuevo Pepe (el cual parecía tener su día) volvió a notar resistencia al otro lado del sedal y tras una bonita pelea viendo al animal luchar, finalmente se rindió y pudimos fotografiarlo. Otro ejemplar de bass de un kilo aproximadamente.


Poco antes de que Pepe sacara este pescadito, yo tuve una buena picada y tras estar un tiempo luchando con el pez, finalmente soltó mi señuelo y desapareció por las profundidades, por lo que no conseguí quitarme el bolo y no lo iba a conseguir en lo que quedaba de día, pues después de esto emprendimos marcha hacia el coche nuevamente sin ya tener la suerte de conseguir alguna captura más.

Cuando nos juntamos con mi padre y con Eugenio, nos dimos cuenta de que, otro día más, Uge volvería a mojarnos la oreja a todos, puesto que se hizo con 3 capturas más aparte de la primera oscilando entre los 500 g y los 1.250 kg.



Alejandro, por su parte, al igual que yo, se vendría bolo aunque tuvo otras dos oportunidades para poder evitarlo, pero bueno, otro día nos tocará a nosotros.



Finalmente nos comimos el bocadillo, merecido y nos dirigimos a casa para descansar y reponer fuerzas poniendo la vista ya en nuestra próxima salida.

Un saludo para todos.

Alex

miércoles, 6 de mayo de 2015

Jornada 12: Lago Pawnee 02-05-2015

Lugar: Pawnee

Fecha: 02 de Mayo del 2015

Miembros: Juanmi

Descripción:


De nuevo los tres aventureros (Kathryn, Evan y yo) pusimos rumbo a un nuevo destino de pesca. Esta vez el lugar escogido fue el Pawnee Lake, situado también en las proximidades de Lincoln.


Y casi sin darme cuenta, mientras me encontraba montando mi caña, pude ver como Evan consiguió sacar varios peces, un pequeño bass y dos crapies. La cosa pintaba bien…Un poco después fui yo el que notó varias picadas, las cuales no pude materializar a pesar de dar el correspondiente cachetazo, en mi opinión por el pequeño tamaño del pez que estaba intentando comerse mi señuelo.

Así, llegamos a un muelle donde Evan literalmente se hinchó de sacar crapies. En torno a 15 en total y algún que otro bass de pequeño tamaño (inferior a 150 gramos). Kathryn por su parte también consiguió capturar algún que otro crapie.



Yo mientras tanto no conseguía capturar ningún pez en esta zona, por lo que decidí irme un poco más adelante, a una zona en la que el viento soplaba con mayor fuerza y en la que las rocas sumergidas albergaban un posible buen escondite para los peces. Y en el primer lance en esta zona ZAS!!! Sin darme cuenta me encontraba luchando con un bonito bass que tras ser capturado dio un peso en bascula de 1.110 kg. Posteriormente, como es costumbre en nuestro club, fue devuelto al agua para seguir proporcionando alegrías al resto de pescadores.



Tras seguir inspeccionando esa zona durante un rato más sin encontrar respuesta de los basses, me dirigí a otra zona, situada justamente en frente del muelle en el que se encontraban Evan y Kathryn. Durante el camino a dicha zona, vi entre la hierba una gran serpiente que afortunadamente no tenía ganas de pelea…

Al llegar a la zona en cuestión, de nuevo con rocas sumergidas, nuevamente noté otra picada, la cual pude materializar. En este caso, se trataba de un bass de unos 800 gramos. ¡Otra alegría más!



Posteriormente, decidimos cambiar de zona y movernos a una un poco más aplayada. Sin embargo, en esta zona no vimos ningún pez salvo algún que otro lucio pequeño “jugando” con nuestros señuelos.

Así, decidimos dar por concluida nuestra jornada de pesca con el buen sabor de boca que me dejaron esos dos bonitos ejemplares. ¿Cuál será nuestro siguiente destino?

¡Un saludo!

Juanmi

Vídeo de la jornada:

video

lunes, 4 de mayo de 2015

Jornada 11: Embalse de Buendía 01-05-2015

Lugar: Buendía

Fecha: 01 de Mayo del 2015

Miembros: Alejandro, Alex y Eugenio

Descripción:


Entre fiestas, con puentes y amigos que trabajan, sólo estuvimos disponibles para esta salida Alex (quien llevó el coche), Eugenio y yo, por lo que decidimos poner rumbo hacia una salida de las llamadas "cerquita" y de paso comprobar cómo andaba aquella zona (con el trasvase Tajo-Segura), concretamente fuimos al embalse de Buendía.

Salimos, como solemos hacer, tempranito y con perspectivas meteorológicas buenas, pensando en llegar a Tendilla y tomarnos allí el cafelito de rigor y de paso coger los oportunos peces, que usaríamos como señuelos.

Ni podíamos imaginar la desagradable sorpresa que nos llevamos al llegar al bar del pueblo donde paramos. Sólo os diré que no pudimos ni entrar del gentío que había y paramos solo lo que tardamos en pillar las truchitas-señuelo. Con las mismas, pusimos rumbo de nuevo a nuestro destino, donde llegamos alrededor de las 8 de la mañana y, una vez montados los artilugios, empezamos la faena.




Comenzaré diciendo que el embalse, a pesar de estar al 22% de su capacidad, se veía correcto y las aguas limpias, no se apreciaba gentío como lo que habíamos apreciado en el bar, siendo lo que nos preocupaba para coger un buen sitio de pesca.



Así pues la mañana se presentaba apacible y, según pasaban las horas, los peces no daban señales de vida por lo que llegadas las 11:30 decidimos cambiar de sitio y darnos una vuelta por otra de las conocidas zonas del embalse. Ni que decir tiene que las cosas no mejoraron, al contrario, sin ser pesimistas, lo que nosotros vimos allí sí que nos quitó las ganas de pescar para todo el día. Allí estaba reunido todo lo que vimos por la mañana y más, personas pescando cada 5 metros y a veces con grupos de cinco o más pescadores de todas las nacionalidades que conocemos y, lo peor de todo, la suciedad y basura a montones y por doquier (sin ser exagerado, me quedo corto), botes vacíos, botellas de plástico y bolsas llenas de basura por las dos orillas, como si fuera una venganza. Nosotros nos miramos los tres a la cara y nos quedamos perplejos, no nos lo podíamos creer.



La zona podía estar baja de agua por el trasvase, pero la degradación del medio ambiente y la falta de control de vigilancia de la zona era de juzgado de guardia, cada uno que saque sus propias conclusiones pero desde aquí, desde nuestro modesto club y para quien lea esto, que piense bien a la hora de votar, ¿dónde están los organismos, municipios, responsables del medio ambiente, guardas forestales? Y en general, ¿dónde está la Junta de Castilla La Mancha que está permitiendo la degradación pausada y sin remedio de muchos acuíferos de nuestro país?



Por cierto, a las revistas y televisiones especializadas ¿no se les ocurre hacer reportajes a modo de denuncia sobre ello?

Particularmente, y desde hace muchos años que llevo pescando por estas zonas, es una de esas veces que siento vergüenza ajena y no me gustaría, por nuestros hijos, que esto siguiera así, aunque difícil lo veo a corto plazo.

Una vez echada la tarde, encima viendo el panorama, decidimos comernos el sabroso bocadillo y, tras los comentarios oportunos, decidimos hacer unos lances más hasta la llegada de la hora de regreso, como el que pasa un día de campo, sin preocuparnos del bolazo que nos íbamos a comer un día más, pero no tiene importancia, hemos vivido una experiencia más y seguro que se repetirá la próxima semana, por lo que llegado este momento, recogimos nuestros bártulos y de nuevo de vuelta a casa.



Saludos para todos y hasta pronto.

Alejandro