lunes, 28 de mayo de 2012

Jornada 20: Embalse de Cijara 26-05-2012

Lugar: Cijara

Fecha: 26 de Mayo del 2012

Miembros: Alejandro, Alex y Pepe

Descripción:

Comenzamos el día Alex, Pepe, Eugenio y yo con un madrugón de los que hacen historia para ir entrando en calor respecto a la tanda de kilómetros que teníamos por delante hasta el lugar previsto.


Se presentaba un día bueno de pesca en cuanto a la climatología excepto por un inoportuno viento que nos acompañó durante toda la jornada y que nos hizo la vida imposible en ciertos lugares del embalse, sobre todo en espacios abiertos.


La jornada empezó desarrollándose dentro de la normalidad de un día de pesca, iban sucediéndose las picadas cada poco tiempo y conforme íbamos avanzando. Pepe y yo fuimos los encargados de conseguir las primeras piezas, y para sorpresa de todos mi primer pez resultó ser un lucio, no muy grande, de 1.560 kg que me entró mientras buscaba basses con el temor de que mi línea acabara partiéndose durante la lucha. Pepe, por su parte, se hizo con dos peces, esta vez si, black basses de un tamaño medio, rondando los 500–800 g.


Acto seguido, nuestro amigo Eugenio se estrenó con una captura del mismo tamaño aproximado que los anteriores de Pepe que tras la foto correspondiente le devolvimos a su hogar como es debido.


A continuación empezó Alex, cosa que hizo que ya ninguno nos volviéramos bolos, el pez que consiguió sacar después de una bonita pelea dio un peso de 810 g.


Las picadas se fueron sucediendo alternativamente entre todos y conforme avanzamos seguíamos sacando peces, preferentemente en zonas más profundas y reculadas, con el incoveniente de la cantidad de señuelos y aparejos que perdimos.


Fue precisamente en una recula donde Alex, Pepe y Eugenio clavaron un trío de basses a la vez. Tras lanzar prácticamente en el mismo sitio los tres, fueron las tres cañas las que se arquearon en cuestión de segundos. La siguiente imagen demuestra la acción.


Como anécdotas curiosas destacamos una culebra que le entró a Pepe a su señuelo mientras tentaba a los basses así como los dos peces gato que sacamos tanto Alex como yo, con un peso aproximado de 300 g, cosa que nos dio mala espina.


Cabe destacar que la mayoría de los basses que se sacaron durante el desarrollo de la jornada obtuvieron un peso comprendido entre los 500 g y 1 kg, exceptuando algunas raspas y las tres capturas por parte de Alex, Pepe y la mía que lo superaron con unos pesos de 1.130 kg, 1.250 kg y 1.130 kg respectivamente.


Como resumen del día todos nos quedamos con un buen sabor de boca debido a la actividad de los peces y a la cantidad de capturas que tuvimos entre los cuatro, pero cansados solo de pensar en el duro trayecto de vuelta.

Alejandro

lunes, 21 de mayo de 2012

Jornada 19: Embalse de San Juan 19-05-2012

Lugar: San Juan

Fecha: 19 de Mayo del 2012

Miembros: Alejandro, Alex, Alfonso y Pepe

Descripción:

El tiempo se ha vuelto loco y, como no podemos fiarnos ni un pelo, en este caso buscamos un destino cercano por si acaso, este fue San Juan, ¿Dónde si no?. Allí nos dirigimos Alejandro, Alfonso, Pepe y yo como miembros del club pero con una buena compañía: nuestro gran compañero Eugenio y Adry, el hermano de Alfonso, cuya misión era muy sencilla: seguir aprendiendo y sacar si fuera posible su primer pez.

Llegamos con el día ya amanecido y nos dimos cuenta nada más bajar al embalse de que no sería un día fácil. El viento soplaba con fuerza levantando un oleaje bastante molesto y para colmo el sol no se dejaba ver, lo que hacía que pasáramos bastante fresco durante las primeras horas.

Una vez abajo comenzamos a pescar hacia nuestra izquierda y pronto nos dimos cuenta de lo duros que estarían hoy nuestros amigos. Tras varios lances, fue Alfonso el que nos dio las esperanzas que necesitábamos con un buen bass que rondaría los 800 g.


Continuamos todos por el mismo trayecto con un poco más de fe, pero sin éxito, excepto Pepe que tuvo una buena picada pero que no logró materializar.

La mañana continuaba avanzando y llegamos al punto de partida. Ahora nos dirigimos hacia nuestra derecha y aquí la cosa cambió… y mucho.

Primero Pepe volvió a enseñarnos sus dotes de pescador con otra buena picada pero que de nuevo, por desgracia, se le volvió a escapar. ¿En qué estaría fallando?

Después de avanzar fue Alfonso, de nuevo, el que con un buen cachetazo logró sacar su segundo pez, mayor que el anterior, alcanzando fácilmente el kilo aunque no lo pudimos corroborar.


De momento únicamente era Alfonso el que los había palpado y los demás seguíamos con nuestro bolo. Seguimos avanzando y el viento por su parte seguía sin parar, el sol hacía amagos de salir por poco tiempo ya que negras nubes volvían a taponarlo.


Fue Pepe de nuevo el que esta vez clavó algo, pero en medio segundo dejó de sentir la resistencia. El resultado fue la línea partida sin señuelo… ¿Sería un lucio? Nunca lo sabríamos pero era muy posible.

Llegamos al final del tramo que podíamos pescar ya que las rocas nos impedían el paso y avistamos un par de buenos basses entre dos piedras. Estuvimos intentándolo pero los peces hacían caso omiso a nuestros señuelos hasta que fui yo quien recién cambiado mi señuelo, clavé algo por debajo de los avistados basses. Un bass se había lanzado a mi señuelo y tras una buena lucha logré sacarlo y quitarme el famoso bolo. Su peso fue de 660 g.


Ya de camino al coche Alfonso, Adry y yo avanzamos mientras Alejandro, Pepe y Eugenio se quedaron rezagados. En este tramo yo avisté un bass bastante hermoso. Avisando a mis compis lancé mi señuelo antes de que me viera y el pez no dudó en lanzarse. Un bass que dio un peso de 1.070 kg fue fotografiado.


Continuamos con el trayecto de vuelta y en una zona con rocas nos quedamos un rato lanzando y fui de nuevo yo el que noté una pequeña picada. Efectivamente una raspa de bass salió del agua con mucho ímpetu. Buena señal. Inmediatamente después de sacarlo fue devuelto al agua, como todos los demás.


Insistiendo de nuevo en el mismo sitio fue al siguiente lance cuando, esta vez si, uno más grande atacó mi señuelo. Tras la bonita pelea y los típicos saltos que dio, logré sacarle, pesarle y hacerme la esperada foto. 800 g de pez.


Ya casi en el punto de partida volvimos a dar con unas rocas tentadoras para nuestros depredadores, y tras varios intentos y estando apunto ya de desistir fue Adry el que se estrenó en este bello deporte con un bass no muy grande pero que hizo justicia al esfuerzo que había desempeñado a lo largo del día. Enhorabuena por él.


En estas mismas rocas Alfonso decidió cambiar el señuelo y poner uno más pequeño para sacar aunque fuera alguna raspa. No tardó en salir su último pez del día, no mayor de 300 g.

Finalmente nos juntamos con el resto del grupo y nos comentaron el resultado. Pepe, por fin, se hizo con tres unidades, dos de ellas no superaban el medio kilo pero una fue la mayor captura del día. No pudo pesarla pero la fotografía no deja lugar a dudas de que estaría entre 1.500 kg y 2.000 kg de peso.


Aunque en la foto se aprecia sangre, el animal fue soltado vivo y coleando sin problema.

Eugenio también se quitó el bolo con un pez de aproximadamente medio kilo. Por desgracia Alejandro no consiguió sacar ninguno aunque hay que destacar que el día fue especialmente difícil para todos. ¡Ánimo Alejandro, a la próxima se dará mejor!

Ya con la jornada casi resuelta yo mismo saqué el último pez del día que bien mereció la pena, con un peso de 740 g. Como siempre, foto y a su hogar.


Ahora si, con esto dimos la jornada por finalizada, con un mal sabor de boca y esperando que la próxima salida fuese algo más llevadera, aunque solo fuera por el tiempo.

Alex

miércoles, 16 de mayo de 2012

Jornada 18: Embalse de Gargáligas 12-05-2012

Lugar: Gargáligas

Fecha: 12 de Mayo del 2012

Miembros: Alejandro, Alex, Juanmi y Pepe

Descripción:

Un cambio radical en la meteorología y unas tremendas ganas de pescar fueron los alicientes que nos llevaron a Alejandro, Juanmi, Pepe y a mi acompañados de nuestro compañero de aventuras, Eugenio, hasta el embalse de Gargáligas, el cual no habíamos pescado nunca.

Nuestra hora de partida fue a las 4 de la mañana, un buen madrugón, sin ninguna duda. Llegamos al lugar en cuestión cerca de las 7:30 y todo seguía según lo previsto, no había aire y la temperatura estaba perfecta.

Al acercarnos a la orilla vimos que no había ni medio metro de profundidad en los primeros 5 metros aproximadamente hacia dentro, cosa que nos desmotivó bastante.

Pero tras unos metros caminando salieron los primeros peces, y todos fuimos los encargados de fotografiar las primeras capturas. Buen empiece ya que nadie se venía bolo.


Se puede observar que los peces, en este sitio en cuestión, eran mayoritariamente de tamaño medio, algo bastante diferente a nuestras últimas jornadas.


Estuvimos andando bastante tiempo orilla adelante y los basses salían. Mi hermano y yo decidimos montar señuelos para localizar peces de tamaño un poco mayor, y efectivamente, iba siendo yo mismo quien los sacaba con mayor peso, encontrándose entre los 600 g y los 800 g mientras que el resto del grupo obtenía peces de un tamaño menor, entre los 300 g y los 500 g.


Las picadas eran insaciables, y fueron muchos los peces que se lograron escapar, pero, a pesar de que el tamaño no era el buscado era bastante divertido pelearse con ellos y sentir esa ansiada picada que daban con rabia.


La mañana que se tornó un poco nubosa dio paso a un sol radiante, que sin el acompañante del viento nos hacía sudar como pollos. Seguimos avanzando hasta un sitio en el que finalizaba el tramo pescable y nuestra pregunta fue ¿seguimos avanzando y damos la vuelta a este tramo por la orilla de enfrente o mejor nos damos la vuelta por donde hemos venido? Decidimos avanzar, y en qué hora… La intuición nos falló, ya que desde la primera orilla no se apreciaban las numerosas reculas que había en la orilla frontal y que, acompañado del calor y del cansancio conforme andábamos, nos destrozó.

Fue en este trayecto donde salieron los dos únicos peces que superaron el kilo. Primero uno por mi parte que entró bastante alejado de la orilla, como era de esperar, y que tras una preciosa lucha en la que el pez logró salir de la superficie con buenos saltos hasta en dos ocasiones no pudo resistirse a la preciada foto. Marcó un peso de 1.170 kg.


Pero no fue éste el más grande de la jornada puesto que Pepe, en una buena recula acompañada de ramaje sumergido dio con uno de 1.430 kg. Sin duda un hermoso pez que le supo a gloria.


Ya por fin llegamos al querido coche con un calor sofocante deseando apurar hasta la última gota de agua de nuestras botellas. El calor nos mató, y sumado al golpe de alergia que Juanmi y yo sufrimos se nos hizo aún peor.

Fueron muchos los peces que salieron en este día, tal como esperábamos, ya que logramos sacar en torno a 50 unidades entre los cinco y aunque los tamaños no fueron mayores de 1 kg excepto en dos casos puntuales, el día fue muy divertido.


Llegamos a la conclusión de no repetir una caminata similar a la de hoy ya que fueron más de 10 km pateados a más de 30 grados. ¿O quizá si? Nunca se sabe...

Con esto, decidimos marcharnos hacia nuestras casas y ¿por qué no? a tomarnos unas cervecitas frías y bien merecidas por el camino…

Alex

martes, 15 de mayo de 2012

Jornada 17: Embalse de Cijara 11-05-2012

Lugar: Cijara

Fecha: 11 de Mayo del 2012

Miembros: Alfonso y Javi

Descripción:

Hoy era un día especial para Javi: su primera experiencia con el pato. Así que la idea era enseñarle cómo moverse con él, y cómo pescar desde el mismo, ya que es ligeramente diferente a desde la orilla.

Al poco rato de iniciar la pesca, pareció que más bien me enseñaría él: de repente clavó el primer pez del día, su primer bass desde pato, con 1 kilo justo.


Los peces después de este momento desaparecieron, hasta que mi línea se tensó y saqué el primero. Aún así, no había gran actividad.

Decidimos salir a la orilla para quitarnos el vadeador ya que el calor empezaba a ser molesto, y vimos gran número de buenos basses por la orilla. Javi consiguió sacar uno y yo clavé cuatro buenos basses, pero se desclavaron los cuatro, quizás por tener un anzuelo demasiado pequeño para el señuelo que estaba usando. Después de esto, cambié por un anzuelo mayor y nos metimos de nuevo al agua, donde se confirmó mi teoría: los peces ya no se desclavaban con un anzuelo mayor.


Después de tener varias picadas seguidas al mismo señuelo y sacar el pez que sería el mayor de la jornada, mi cuñado puso el mismo y también surtió efecto: ya teníamos el señuelo que querían ese día.


Así que poco a poco fue avanzando el día y las picadas se fueron alternando durante toda la tarde, dejándonos un muy buen sabor de boca, en especial a Javi en su primera experiencia en pato. ¡A ver cuando la próxima!

Alfonso

Vídeo de la jornada:

video

martes, 8 de mayo de 2012

Jornada 16: Embalse de San Juan 05-05-2012

Lugar: San Juan

Fecha: 05 de Mayo del 2012

Miembros: Javi y Pepe

Descripción:

Hola gualtrapas:

De nuevo estamos en el charco, esta vez toca de nuevo San Juan. Nos acercamos Javi, Eugenio y el señor Márquez, osea se, yo, porque a algunos del grupo parece ser que les da miedo la lluvia, jeje.

Bueno vamos al lío, por cierto ni gota de lluvia. El día empezó tranquilo, una picada al poquito de empezar y poco más. Transcurridas un par de horas aproximadamente el capullo de Javito, como no, sacó el primer bass del día que alcanzó los 1.500 kg.


Los demás por el momento ni picada. El día transcurría tranquilo ni lluvia ni viento, pero los bassitos no estaban por la labor de darnos alegrías.
Seguidamente, como no, Javito sacó otros dos peces. El primero dio un peso de 1 kg.


El segundo no fue pesado pero estaría en torno a los 700 g.


Poco después fue Eugenio el que sacó su primer pez y yo seguía bolo, ¿qué os parece? flipante, jajaja, pero tenía fe en mi mismo y no perdí la esperanza.


Después de mucho insistir, por fin saqué mi primer pez, el cual consiguió quitarme ese temido bolo. Un buen bass de 1.300 kg. que no pude fotografiar al estar bastante alejado de mis compis.

Ya prácticamente finalizando la jornada, fue Eugenio de nuevo quien sacó otro bass y Javito su último pez de la jornada. Ambos rondarían el kilo.


Por lo visto hoy no era mi día pero al final conseguí sacar otro bonito bass que hizo justicia a la lucha y la insistencia por localizarlos. Ahí aparezco a lo lejos...


Inmediatamente después el día comenzó a ponerse mal, con mucho viento, muchas nubes y mucho cansancio, por lo que decidimos dar la jornada por finiquitada y poner rumbo a nuestros hogares.

Un abrazo y hasta la próxima.

Pepe

viernes, 4 de mayo de 2012

Jornada 15: Embalse de San Juan 01-05-2012

Lugar: San Juan

Fecha: 01 de Mayo del 2012

Miembros: Jose y Pepe

Descripción:

Al llegar hacía un día aparentemente bueno, nublado pero sin viento. En un principio no conseguimos picadas hasta que, después de patear un rato la orilla, conseguí la primera, la cual fallé. Acto seguido lo volví a intentar en el mismo sitio y posiblemente el mismo pez volvió a picar pero de nuevo se desclavó. Tras varios lances más, finalmente conseguí vencer a la apatía de dicho pez y logré sacarle para quitarme el bolo. El primer bass de la mañana pesó 1.380 kg.


Continuamos caminando por la orilla y seguía teniendo picadas pero no conseguía clavarlos, comían bastante mal. Hasta aquí, Jose seguía esperando su momento.

Ya avanzada la mañana salió mi segundo pez y fue el más grande de la jornada. Un bonito black bass de 1.400 kg.


Seguiamos peleándonos con ellos y buscando sus refugios orilla arriba y por fin salió el quitabolos de Jose. Un ejemplar de aproximadamente 1 kilo.


Inmediatamente después lancé en el mismo sitio en el que Jose había obtenido su captura y mi sorpresa fue una buena picada, pero que tal como llevaba el día se volvió a esfumar...

En este intervalo de tiempo vimos varios grupos de aproximadamente cinco basses paseándose tranquilamente por la orilla, pero que ignoraban por completo nuestros señuelos.

Yo, insistentemente, continué lanzando con tan mala suerte que en uno de los lances enganché en unas grandes rocas. Intentando desenganchar, el puntal de mi caña se desmontó y se fue directamente al fondo del pantano siguiendo el recorrido de mi hilo enganchado. Jose estaba empeñado en que tenía que partir, pero yo me resistía a dejar ahí mi caña y, pese a estar nublado y haber empezado ligeramente a llover, decidí quitarme la ropa y sumergirme a por el tramo superior de mi caña.

El agua estaba helada y el puntal se encontraba aproximadamente a 3 metros de profundidad que siguiendo el recorrido de mi línea enganchada llegué a recuperar.

Salí del agua, y ya con mi caña al completo me sequé con la camiseta y continué con la jornada ante la perplejidad de Jose que no paraba de decirme que estaba loco. Esta fue sin duda alguna la anécdota del día.

Después de todo continuamos ya de regreso al coche. Jose obtuvo una picada muy seca y rápida. Tuvo que ser un lucio puesto que cortó directamente la línea. Mi cuñado seguía intentándolo y consiguió una nueva picada más. Esta vez si era un bass, pero no logró sacarlo. Esa sería la última oportunidad que nuestros amigos le darían a Jose...

Con la jornada prácticamente finiquitada salió el último bass del día, el cual ya no nos esperábamos. Tras una bonita lucha no pudo resistirse y ya cansado lo conseguí sacar. Dió un peso de 990 g. Como siempre, foto y al agua.


Finalmente y con todo visto para sentencia, decidimos poner rumbo a casa ya que el cansancio hacía mella en nosotros, esperando que la siguiente jornada fuera más fructífera.

Pepe